Conectarse

Recuperar mi contraseña

Para visualizar mejor el foro, usa Chrome o Firefox




Visita nuestra página en Facebook y únete a nosotros. Juegos, Sorteos, Premios...







Si no te gusta ninguno de nuestros personajes prediseñados echa un vistazo a las búsquedas de nuestros usuarios más activos.







OTOÑO





<
YA ESTÁN DISPONIBLES DOS TRAMAS NUEVAS. LÉELAS PARA SABER CÓMO DEBES ACTUAR A PARTIR DE AHORA.

Aquí irán apareciendo los eventos que se irán llevando acabo según la historia del foro vaya sucediendo y avance
Últimos temas
»  afiliacion hermana
Dom Dic 21, 2014 2:11 pm por Invitado

» afiliacion
Dom Dic 21, 2014 1:39 pm por Kevin O'Connor

» Hogwarts y Tu // Afiliación Hermana o Elite
Sáb Mar 08, 2014 6:49 pm por Diane Seammus

» De acampada en el bosque (Sol + libre)
Lun Mar 03, 2014 6:51 am por Sol Vachet

» Donde la improvisación nos lleve {Diane}
Miér Feb 26, 2014 3:42 pm por Diane Seammus

» Always There;; Afiliación Elite;; Confirmación Boton
Dom Feb 16, 2014 1:35 pm por Invitado

» Navidad en alta mar (Irish)
Mar Feb 11, 2014 6:41 am por Evan O. Whiteland

» Claro de Luna (Normal)
Mar Feb 11, 2014 12:56 am por Invitado

» Afiliacion VIP Lazos de hermandad
Vie Ene 24, 2014 8:20 am por Danae Leonardi



















VIP

ÉLITE


Pincha en la imagen para acceder a la página correspondiente


Pincha en la imagen para acceder a la página correspondiente

Mi ego no es tan grande, simplemente el mundo es muy pequeño para comprender





+ ROLEADOR


+ CREATIVO


MEJOR PJ NUEVO


FAMOUS RANKING




Pincha sobre la imagen para acceder a la página correspondiente





{La panterita Natalie Darkness siempre ha soñado con ser una gran estrella de ballet, pero sus sueños se rompieron debido a que padece graves problemas de corazón. }


Creative Commons License
Dangerous Games es un foro original de rol interpretativo libre, diseñado y creado por Jill Y. Knuckhör con la ayuda de Ian L. Scottfield y Seth Edwin N.. Las imágenes y texturas que se han empleado para el diseño han sido seleccionadas de páginas web tales como: Google, Tumblr y Photobucket. Este foro está catalogado para mayores de 18 años debido a que puede contener lenguaje mal sonante, violencia, sexo, etc...
Cualquier robo, plagio o intento de este será denunciado rápidamente a Foroactivo, a parte, la administración tomará las medidas que ellos vean necesarios para cada situación.
Sé un poco original y creativo y di:

NO al PLAGIO


Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Ian L. Scottfield el Mar Mar 12, 2013 12:28 pm

Por la mañana, cuando despertó, lo primero que vio a través de aquellos molestos rayos de sol que entraban por la ventana del cuarto fue a su novia dormir plácidamente a su lado. Los cabellos rubios sedosos la caían graciosamente por el rostro y los hombros desnudos, su piel desprendía un brillo mágico, atractivo a la vista de cualquier hombre pero allí, el único afortunado de verlo era él, Ian Scottfield. Se incorporó en la cama soltando un intenso suspiro por la nariz. Era hora de levantarse, ambos tenían que acudir a clase después de tomar una ducha y desayunar. No quería despertarla, por él la dejaría dormir tranquilamente mientras se dedicaba a observarla porque con sólo aquello disfrutaba, le hacía feliz el hecho de mirarla dormir pero no podía permitir que faltara a clase, ella era muy responsable al igual que él y aunque en cuestión de notas no era lo mismo puesto que ella siempre era de excelentes y sobresalientes y él apenas llegaba al suficiente con mucho esfuerzo, jamás permitiría que ella bajase minimamente en su rendimiento por su culpa.

Aún se sentía fatigado, su cuerpo y mente aún no habían descansado lo suficiente y es que ya era casi de día cuando los primeros rayos de sol anunciaban el nuevo día y ellos dos aún seguían haciendo el amor como dos amantes sedientos de pasión. Estiró su espalda haciendo crujir varias vértebras y lo mismo hizo con cuello y brazos. Llenó los pulmones de oxígeno y se inclinó hacia su novia arrimándose un poco más para poder acariciar su costado y besar con pequeños besos todo su hombro y parte del cuello que quedaba oculta entre su rostro y la clavícula. -Buenos días princesa, es hora de despertarse.- susurró cerca de su oido sin dejar de darla besos por aquella zona, suave y tierno a la vez que cariñoso. -Tenemos que ir a clase..- pasó medio cuerpo por encima de la sirena ocultándose bajo las sábanas y escurriéndose hacia abajo para propinarla un mordisco juguetón en el carrillo del culo. Entre risas volvió hasta su rostro y siguió dándola besos. -Venga cariño-

Le llevó unos minutos despertarla del todo, ella se hacía la remolona pidiendo unos minutos más de sueño, no la culpaba, había quedado exhausta como él y apenas habían podido dormir un par de horas pero por fin ambos se levantaron, se ducharon, Ian la ayudó a secar su cola de sirena con el secador y una toalla. Se vistieron y fueron a desayunar. -Hoy tengo entrenamiento intensivo asi que no nos podremos ver hasta mañana, con suerte en la cena.- ella hizo un puchero por la noticia pero igual entendía que estuviera ocupado, siempre tan comprensiva. Ian tenía un tesoro y el muy afortunado bien que era consciente por eso la cuidaba y consentía en todo cuánto podía aunque la hiciera de sufrir un poco de vez en cuando como hoy, que desde que se habían despertado se había hecho el loco como si no recordase que día era.

----------------------------------------------

Diane estaría triste, incluso puede que enfadada ante el aparente despiste de su novio que no se había acordado de tal fecha. Ian había hecho todo lo posible para no encontrarse, la evitó en las horas de clase, incluso en la comida. Ignoró sus mensajes de texto, rechazó sus llamadas. No fue fácil pero lo hizo. Por suerte el día se le estaba pasando muy rápido con todo aquello de la huida que le estaba saliendo de perlas. A eso de las seis de la tarde no había rastro alguno del ángel oscuro, había desaparecido sin más. Nadie le había visto por los pasillos, mucho menos sus compañeros de equipo que ni tan si quiera tenían entrenamiento como el ángel le había hecho creer a su novia. Era como si de repente el ángel oscuro hubiese dejado de existir.


----------------------------------------------

18:14 pm aproximadamente del lunes 11 de Marzo.
Un enorme envoltorio de color rosa con las imágenes de diversas princesas Disney, entre ellas la sirenita Ariel, descansaba sobre la cama de Diane como por arte de magia esperando la llegada de su dueña a la que iba destinado. Aquel enorme regalo contenía en su interior un enorme peluche de color marrón que medía alrededor de metro cincuenta. El peluche albergaba un pequeño sobre de color carmesí crema con una pequeña nota: "Sé que en estos momentos querrás matarme pero eso tendrá que ser en otro momento, ahora abre el armario a ver qué te encuentras". Nada más abrir la puerta del gran armario que tenía la sirena se veía colgado de una percha, perfectamente planchado, la sudadera deportiva reglamentaria de su equipo de rugby (imaginarse que en vez de Comun pone una W en mayúsculas) con otro sobre del mismo color que el anterior y una nota que indicaba lo siguiente: "Por si te lo estás preguntando sí, es mi sudadera del equipo y sí, no estoy loco, es toda para tí. No se admiten réplicas ni devoluciones. Por cierto, te espero en la playa cerca de las rocas. Tráete todo lo que necesites para pasar un par de días fuera del internado. ¿Dónde vamos? Es una sorpresa."

¿Cómo había logrado hacer todo aquello sin ser descubierto por la sirena? Muy fácil, sabía que no podía contar con nadie para que le ayudase, ni qué decir de Samantha, las cosas entre ellos iban cada vez peor. También desconfiaba de que la gente pudiera guardar un secreto asi que lo planeó todo de forma milimétrica al detalle. Tras el desayuno se había saltado las clases del día para ir a la tienda del pueblo donde había visto días antes ese gran peluche que le había entrado por los ojos, tenía que ser suyo y así lo fue a base de matarse a trabajar para la tienda hasta reunir con su trabajo el dinero del peluche. Lo había envuelto en su cuarto como había podido y se había dedicado a espiar a su novia de forma silenciosa sin ser detectado durante el resto de la mañana hasta la hora de la comida. Cuando ella estuvo almorzando él aprovechó para orbitar a su cuarto y de ahí al de ella sabiendo que no iba a presentarse. Colocó su sudadera en el armario de ella, escribió las notas y las colocó en sus sobres sellándolas con su propia saliva, después colocó el regalo gigantesco en su cama. Solo había un inconveniente, que su novia no entrase antes de tiempo en el cuarto. Para ello tuvo que volver a seguirla sigiloso complicándola el día y obstaculizándola cada vez que se encaminaba hacia el cuarto metiéndose en la cabeza de la sirena y simulando en su mente que la llamaban por megafonía desde dirección o, incluso, empujando a algún alumno catalogado por ella como zombie en su contra de forma que chocase con la sirena y se armase todo un escándalo que la impidiese seguir con su camino. Lo sentía por todos aquellos que tuvieron la mala suerte de ser cebos fáciles pero necesitaba ganar tiempo y aquello era la única forma que encontró rápida y eficaz.

Tras haber realizado su trabajo se dirigió en primer lugar al cuarto de Elliott donde habían acordado encontrarse. El encuentro fue rápido, apenas duró un par de minutos en los que Elliott le dio unas indicaciones y le entregó unas llaves mientras soltaba blasfemias y sandeces sobre las barbaridades que su sucia mente se imaginaba que el ángel oscuro haría con la sirena en aquellos dos días que estarían fuera como si de un viaje de novios se tratase. Inmediatamente después sólo le quedaba ducharse, preparar su macuto con todo lo que necesitaba para el improvisado viaje y vestirse como la ocasión lo precisaba aunque al mirarse en el espejo se sintiese ridículo, demasiado pijo para su gusto y hortera. Con el macuto al hombro prendió el sonido del móvil por si Diane le llamaba y orbitó hasta la playa. Una vez en la playa fue a una zona algo apartada del pueblo donde se ocultaba tras unas calas y había cierta privacidad, allí dejó el macuto entre la arena, lo abrió y sacó un mantel cualquiera que extendió colocando en el centro un par de rosas cortadas y un plato envuelto en un papel de plástico para evitar que su contenido se echase a perder por la arena ya que de vez en cuando pasaba alguna corriente que arrastraba los granitos más débiles, también puso un par de vasos de plástico y un brick de zumo de naranja, no era algo muy romántico y elaborado pero para hacer un pequeño picnic en la playa servía. Ahora solo le quedaba esperar, mientras tanto se descalzó, arremangó el pantalón para no mojárselo y metió los pies en el agua sólo hasta los tobillos.




BUENOS DÍAS PRINCESA:
MI MALDICIÓN:

avatar
Ian L. Scottfield

Ángel Oscuro
 Ángel Oscuro


Informe
Habilidades: Amnepatía, clarividencia táctil, concesión de poder, control de las sombras, daño infringido, empatía, encandilamiento, estallido psiónico, necroquinesis, orbitación, percepción de poder, super agilidad, telepatía, tercer ojo, visión compartida, volar.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Burbuja respiratoria, Caldero, 2 Chivatoscopios. Diario mágico. Juegos Mágicos. Pendientes lectores, Péndulo Mágico, Talismán, Zapatillas alaldas.
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Diane Seammus el Mar Mar 12, 2013 7:56 pm

Imágenes bastantes borrosas de caballitos de mar y peces de varios colores pasaban por mi mente cuando comencé a sentir una deliciosa sensación en mi cuerpo, en aquél punto comencé a ser medio consciente de que estaba dormida. No sabía muy bien cómo explicar aquello, son de esos extraños momentos donde uno está soñando y sabe que está soñando pero no deseaba despertar, y yo en aquél momento para nada quería hacerlo, aun sentía que podía exprimir bastante al tiempo para dormir unos minutitos más, por lo que no di demasiada importancia a la sensaciones y me acurruqué un poco más en mi cama. Pero aquella bonita sensación sobre mi piel no cesaba ¿qué era eso? Si quería saber tenía que abrir los ojos, estaba tan cansada, quería dar la vuelta y seguir durmiendo. Hasta que en mis oídos se coló aquella masculina y atractiva voz que intentaba despertarme y ¿cómo no reconocerle de inmediato? se trataba de mi encantador novio que siempre encontraba una forma especial de despertarme – mmm no- me quejé alzando las sábanas a mi cara y entonces pegue un ligero salto ¿Qué había sido aquello en mi trasero? Abrí un ojo escuchando la risita de Ian, se estaba poniendo travieso y aquello era contagioso pero me ganaba el sueño por mucho, la noche anterior había sido tan larga como fascinante, yo me preguntaba sinceramente si un día él y yo nos cansaríamos de hacer el amor, lo más curioso de todo es que todos los días parecía ser que nos tomábamos como si fuera la primera como la última vez que estuviéramos juntos, llenos de tanto amor y pasión, que bueno vivíamos más felices de lo que llegábamos a dormir – ya voy…dame…un minuto más – murmuré y entonces pegué mi frente a la almohada y alcé una mano para pedirle un breve espacio de asimilación. – solo…uno - dije con desgano.

Al poco tiempo ya estaba saliendo de la cama pegada a Ian, a quien observaba con discreción ¿cómo podía él sentirse tan lleno de vida? Como para despertarme así, yo estaba como muerta en vida aunque bastante feliz pues ¡hoy era 11 de marzo! Ni más ni menos que mi cumpleaños ¿sería por eso que me había despertado con ese ánimo?... a lo mejor aunque hasta ahora aun no me decía nada, a lo mejor estaba esperando el momento indicado ¿no? . Durante el baño todo pasó como si nada, aunque a mí aún me daba algo de pena bañarme con él, que nada tenía que ver con que él viera mi cuerpo o mi cola incluso, sino que me daba la impresión de que era toda una molestia eso de secar mi cola, creo que incluso tendríamos más tiempo para dormir si no estuviera mi colita, que bien yo la amaba porque era parte importantísima de lo que yo era, pero no por ello mi tan siempre comprensivo novio, tenía que lidiar con las ocasionales complicaciones, incluso me ayudaba a secarla, como lo estaba haciendo ahora, aunque seguía sin decirme nada.

Volviendo a tener mis piernas me puse un bonito vestido nuevo que había comprado justo para festejar mi cumpleaños, incluso mientras me vestía lanzaba comentarios un poco alusivos a mi cumpleaños aunque no directamente, con intención de recordarle que día era hoy por si se le había olvidado, digo aquello me molestaba un poco pero nada que un “te quiero Di” y un fuerte abrazo no hubieran solucionado, ¡pero nada! ¡nada de nada! Seguía siendo tan cariñoso como siempre pero nada que indicara un “acto especial” un reconocimiento de que hoy era mi cumpleaños. Fuimos al comedor a desayunar y yo andaba pegada a su brazo aunque andaba con naturalidad, como siempre luciendo la reina de la fiesta y es que obvio ¡yo lo era! Muchos sabían que hoy era mi cumpleaños y sobre la mesa donde solíamos sentarnos las animadoras habían puesto una lona felicitándome, les mandé a mis chicas un beso de aprecio y uno extra para Sam, para desayunar solía sentarme aparte con Ian a menos de que no pudiéramos vernos, en dicho caso iba a mi respectiva mesa con mi escuadra. Pero a todo esto ¿enserio Ian no había visto aquella carpa? Y lo cierto es que me parecía que no, pues lo veía algo perdido en su mente ¿qué pensaría? Bueno si para final de las clases no me felicitaba se lo diría en la cara. Pero por el momento me limité a desayunar tratando de mostrarme normal, como si nada, hasta que me salió con aquello de que no me podría ver hasta mañana y en la noche ¡Qué rayos era de que no podría verme hasta mañana! Abrí los ojos con alarma y cerré mis manos en un puño, me sentía tan… ¡Tan! Ufff no sabía ni describir como me sentía justo ahora ¿indignada? ¿humillada? ¿Desvalorizaba? Yo entendía que tenía cosas que hacer, él no era cualquier chico ¡se trataba del capitán de rugby! Y su tiempo igual estaba dedicado a su deporte como yo al de las porristas, pero aquello lo hubiera tomado mucho mejor si me hubiera dicho ¡Feliz Cumpleaños Diane! Pero no lo hacía ¡no lo hacía! ¿por qué no me felicitaba? ¿le había hecho algo malo sin haberlo notado? Bueno me conocía, sabía que yo no era ninguna perita en dulce pero…pero ¿debió haber sido algo grave como para que me tratara así no? Mordí mi labio inferior bastante afectada por la noticia, pero pues si tenía cosas por hacer sería muy malo de mi parte oponerme, no quería ser una novia psicópata aunque….hoy fuera 11 de marzo, pero bueno él siempre daba el todo en la relación y lo mínimo que yo podía hacer era lo mismo ¿no? Junté mis manos por delante y mire hacia mi plato pensando que no iba a llorar ¡no lo iba a hacer! Ya el miércoles podríamos festejar mi cumple atrasado ¿no es así? Al menos me aferraba a aquella utopía – entiendo amor…entones ¿nos vemos el martes en la noche o el miércoles en la mañana? – traté de sonreírle como si nada pero sentía que mi labio inferior temblaba, así que mejor volví a ver mi plato pero ya no pude comer nada, solo jugaba con la comida moviéndola de un lado a otro intentando comer. Cuando terminamos ambos nos levantamos pero él se fue a su salón y yo tuve que aceptarlo aun guardaba cierta esperanza de que me soltara de repente un ¡feliz cumpleaños! Pero ni eso hubo, sólo una calidad despedida como siempre tras luego verlo marchar hacia su aula y yo ir hacia la mía.
Cada hora de las clases fue un martirio, al menos deseaba hablar con Ian entre clases o darle un beso ¡necesitaba besos y abrazos! Porque yo comenzaba a sentir que aquello de que no me felicitara me estaba afectando gravemente. Pero todo parecía como si estuviera huyendo de mi, enserio ¿le habría hecho algo? Yo no recordaba haber dicho algo impropio, haberlo hecho sentir mal o haberle agredido ¿tan mal había estado ayer en la cama y no lo había complacido? ¡bien aquello ya parecían tonterías! Pero mi mente marchaba al cien a sacar sobre nada un millón de ideas erróneas por las que él no me felicitaba, esto se estaba volviendo algo muy duro de aceptar, si de por si que no me felicitara era cruel, el que me evitara lo era aún peor.

Cuando las clases terminaron lo único que yo deseaba hacer era volver a mi habitación y arrullarme sobre mi cama, a lo mejor hoy no era 11 e marzo, o ¿acaso era todo esto una mala premonición? Es decir esas siempre se veían tan reales, aunque ésta con creces y no parecía tener final. Pero justo cuando estaba a punto de llegar a la torre escuché que me llamaban por el micrófono de la escuela para que fuera a la dirección, por lo que me vi en la necesidad de emprender camino de regreso y en dirección de la oficina, pero cuando llegué me encontré con que nadie me había llamado – ¡me lleva la chingada! – exclamé con rabia saliendo de la dirección sin importarme quien me escuchara ¡estaba teniendo un cumpleaños horrible! Lo que lo compensó un poco fue que en el camino me encontré con varios chicos de otros equipos deportivos quienes me regalaron chocolates, flores y detallitos, yo era muy sociable y me llevaba de lo mejor con todos los chicos de la élite escolar y ellos sabían que yo salía con Ian, el capitán de rugby, algo que a algunos les parecía lo lógico pero no por ello les agradaba mucho, aun así se acordaban de mi cumpleaños como cada año y eran detallistas…y yo solo esperaba tres palabras de mi novio al respecto. Sintiéndome débil de emociones opté por enviarle el décimo mensaje de texto, y ya no le marcaba pues tras la sexta llamada me había resignado a que no contestaría, pero yo me creaba excusas falsas pues, estaría entrenando u ocupado no? Mejor el mensaje para que lo viera

” Hola amor ¿qué tal? Ya sé que te he enviado muchos mensajes éste día, discúlpame si parezco una molestia, pero es que hoy te extraño más de lo normal, sabes que te adoro, siempre estas presente en cada uno de mis pensamientos, y aunque sé que no estamos juntos te siento a mi lado. Y bueno no se, me gustaría saber si al menos puedo llamarte por la noche…XOXO Te quiero mi bello ángel”

Justo cuando estaba recibiendo un chocolate de un chico del equipo de baloncesto alguien chocó conmigo, y yo que de por sí era muy intolerante a la estupideces de los seres, pues bueno ahora que andaba medio irritable mi reacción fue espontanea. Giré contra el chico, un zombie que Poseidón mío ¡cómo se atrevía a usar esos pantalones y llevar así el cabello! Mi reacción natural fue de asco y desdén, lo traté con desprecio a lo que varios chicos hicieron coro de forma protectora, pero fue entonces que uno de ellos me preguntó sobre donde estaba Ian, yo con tranquilidad aunque cierto pesar señalé que hoy tenía entrenamiento con los de rugby y que no sería bueno interrumpirlo, para entonces ya cargaba dos bolsas de obsequios. De un momento a otro un chico moreno alto estalló en una carcajada, diciéndome que aquello era imposible pues recién había visto a dos miembros de rugby viendo televisión en una sala de estar ¡aquello me alarmó! Así que me disculpé y anduve hacia la cancha donde practicaba normalmente el equipo de mi novio y tal como me lo habían dado a entender ¡no había nada! Me quedé ahí, atónita sintiéndome traicionada, dolida, ardida, débil y tonta ¡bastante tonta! Ian me había mentido, no estaba practicando con su equipo ¡entonces donde chingados estaba ahora? …ya ni quería saber no se había acordado de mi cumpleaños, algo muy importante para mi dado que mis padre no solían acordarse, si acaso pedían a su secretario me enviaran algún caro obsequio pero no más, entonces el que él…precisamente Ian de quien me había dejado enamorar, no recordara mi cumpleaños, me dolía y bastante…mejor sería regresar a mi habitación pues ya sentía como algunas lágrimas corrían por mi mejilla, había sido engañada y humillada por el chico que amaba y que creía que me amaba.

Giré en mi eje no dejando que la situación se apoderara de mí, pues daría el espectáculo y yo no daría pie a más chismeríos, seguro ya se estaban creando algunos dado que era mi cumpleaños y mi novio, o supuesto novio, no estaba a mi lado…y si ¿había encontrado a una chica que le interesase más que yo? ¿pero quién? ¿Quién? No había notado coqueteos por parte de una chica que correspondiera Ian, salidas extrañas o que me ocultase algo, pero entonces yo ya no entendía nada, quizás simplemente se había hartado u hostigado de mi. Anduve rápido hacia mi habitación sin hacerle caso a una seña de Sam como preguntándome que me ocurría, suficientes lágrimas se derramaban ahora por mi mejilla, si veía a Sam al rostro sé que estallaría en un enorme mar de lágrimas. Cuando llegué a mi torre tropecé con el tapete – pinche suelo de la chingada – mascullé, yo no solía ser grosera pero hoy…ya me daba lo mismo, ni el mismo infierno podía conmigo y ni el mismo mar podría llorar todo lo que yo quería hacerlo.

Abrí con brusquedad la puerta de mi cuarto con la mirada gacha, no deseaba alzarlo por temor que alguien me viera con el maquillaje corrido, nada más entrar me tiré contra la puerta, dejé de lado las bolsas de obsequios y empecé a sollozar. Mi gatita Parténope se acercó inmediatamente a mi y comenzó a pasar su peluda cola contra mi rostro muy preocupada, le conté brevemente lo que había pasado ¡necesitaba hablar con alguien! Pero mi gatita decía que no entendía como eso era posible porque ella pensaba que si se había acordado, pues nadie más habría podido llevar semejante regalo ¿De qué hablaba Parté? La gatita con su andar siempre elegante camino hasta mi cama, yo miré curiosa su recorrer, sin parar de llorar como magdalena hasta que vi a lo que se refería, sobre mi cama había un algo enorme envuelto con papel de las princesas Disney, podía ser infantil pero adoraba a las princesas en especial a Ariel, me arrastré dos pasos hasta tomar impulso para levantarme, para entonces solo tenía aquella agitación cuando alguien termina de llorar, miré a Parté sin saber que pensar pero ella dijo que lo abriera que no fuera una sirena tonta, y así lo hice sin pensar en algo en especial. Abrí el regalo encontrándome con un oso enorme, yo creo que medía lo mismo que yo aquello era muy gracioso ¡tenía un osito de mi tamaño! Y era hermoso y lo mejor y consolador de entonces es que olía al perfume de Ian ¡si había recordado mi cumpleaños! Pero entonces ¿por qué hacía todo aquello? Tomé una tarjetita que salió del envoltorio y la abrí con curiosidad y negué lentamente incrédula – Ian me vas a deber una eternamente – mencioné tirándome en mi cama con el peluche abrazado, pues si que para entonces lo quería matar y yo ¿cómo me había dejado llevar por todo? Creo que estaba súper sensible.

Dejé al oso sobre la cama y me apuré emocionada hacia mi gran closet donde lo primero que ví colgado fue la sudadera del equipo de rugby de Ian – ¡Oh! Mares y tsunamis no …no lo puedo creer – ¿Eso quería decir que me estaba obsequiando su sudadera? Pero si era súper emblemática de su equipo y de él, de hecho era una prenda fundamental de ellos, tanto que contadísimas veces le vi a una de mis chicas portar una de ellas y eso…solo porque hacía mucho frio y el chico del equipo iba con ella, a lo mejor me lo estaba prestando pero de ser así por mi estupendo, es decir el equipo de rugby juvenil se había encargado de tener victoria tras victoria en los últimos torneos ¡era todo un honor portar esa sudadera! Pasé la yema de mis dedos sobre la tela hasta que finalmente la tomé y la llevé a mi nariz ¡definitivamente era la de Ian! Olía a él, miré la carta que estaba pegada y leí cada línea sin dar crédito – no me la está prestando...me la está dando ¡mares! – retrocedí hasta quedar sentada sobre la cama y me la puse, no podía esperar ni un momento mas – esto ha sido…muy …pero muy bonito aunque ¿lo puedes creer Parté? Aunque me ha hecho pasar la tragedia de mi vida en unos minutos – suspiré y volví releer la carta, esperen ¡ahí decía algo de ropa para salir dos días del internado! Ok eso si era fuera de serie ¿a dónde iríamos? No me esperaba salida alguna, mordí mi labio y me levanté enseguida de la cama y comencé a sacar ropa que sirviera para un clima normal además de una falda por si tocaba clima cálido, se acercaba primavera, también anexé uno de mis mejores conjuntos nuevos y la sudadera que me había obsequiado, metí demás cosas básicas como cepillo de dientes, cepillo y maquillaje. En menos de 20 minutos mi maleta estaba hecha. Tardé 15 minutos más en limpiarme el rostro sin mojarme y volverme a arreglar, pero ahora con algo apropiado para la playa. Me despedí de mi gata y le dije que se fuera la habitación de Sam y le explicara las cosas sin decirle mucho, solo que no estaría para cuidarla pero que yo estaba bien, ella cuidaría de mi gatita.

Con un vestido color coral que era corto por enfrente pero que terminaba en una cola que lograba moverse con la brisa haciéndola ondular detrás de mi. Cargaba mi maleta que afortunadamente no pesaba mucho así que anduve sin muchos percances hasta alcanzar la zona de la playa donde se encontraban las piedras. No veía nada pero lo olía, la brisa cada vez me llevaba su aroma haciéndome saber que estaba cerca. De pronto m e detuve, un chico de cabello espeso como la noche de cuerpo musculoso y atlético descansaba sentada sobre la arena con los pies metidos en el mar, a su lado estaban dispuestas algunas cosas sobre un mantel, no pude evitar deparar en ver las rosas ¡tan hermosas! Se trataba de Ian quien me impresionaba vestido de aquella forma aunque aun no lo veía del todo bien, caminé más cerca – Hola – saludé con timidez mostrando una sonrisa juego con mi voz
avatar
Diane Seammus
Sirena

Sirena


Informe
Habilidades: Arca de Noé, control mental, extrasentidos, grito sónico, ilusionismo, premonición, semi-metamorfismo, respiración de vacío en el agua, supervelocidad en el agua.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Cruz de ónice. Pluma mental. Rubí mediano. Zafiro pequeño
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Ian L. Scottfield el Miér Mar 13, 2013 3:24 am

Diane le iba a matar, eso lo tenía más que claro cuando activó su móvil futurista que tenía integrado en el brazalete que jamás se quitaba y se puso a repasar todas las llamadas que había recibido a lo largo del día por parte de su novia que había tirado la toalla y, a partir de cierto punto, no le volvió a llamar más. Lo que sí recibió fue una larga tira de mensajitos de texto, en ninguno de ellos se denotaba ningún matiz de enfado solo una profunda tristeza y desesperación al no contestar y ni si quiera verse desde después del desayuno cuando ambos se despidieron para comenzar con su rutina diaria. -Espero que no estés muy enfadada conmigo... Solo pretendo hacer de tu cumpleaños un día inolvidable como el primero que pasamos juntos...- suspiró entrecortado por el temor que sentía a que todo saliese mal por su crueldad al haberla mentido y mantenerla desconcertada todo ese tiempo. Hasta se empezaba a sentir profundamente mal por jugar así con sus sentimientos pues, aunque sus intenciones eran buenas, lo cierto era que se provocaba dolor y podía ocasionar dudas en Diane que desestabilizara la relación. Si todo salía mal por su propia culpa... jamás se perdonaría a sí mismo.

La espera era incierta, desconcertante y abrumadora. Incierta porque no sabía cuánto tiempo exactamente tendría que esperar hasta que ella descubriese toda la sorpresa y acudiese, si es que decidía acudir y no estaba muy molesta como para mandarle a la mierda. Desconcertante porque su mente, tratándose de la sirena, era bastante voluble e insegura. Tenía dudas de si aquello saldría bien, de si Diane después le dejaría por enfadarla y más si se llegara a enterar de todo lo que había estado haciendo a lo largo de su mañana para evitar que fuese al cuarto y lo viese todo antes de tiempo... Y abrumadora por la sencilla razón de que la mezcla de las dos anteriores le atormentaba por dentro y le hacía comerse la cabeza. ¿Y si después de todo ella no se presentaba y no quería saber de él?. Cerró los ojos rápidamente frotándose los párpados, él sólo se la estaba buscando...

Echó la mirada hacia atrás para supervisar que el mantel y lo puesto encima de la arena no se hubiese volado u ocultado por la brisa marina, todo estaba bien ¿pero y Di? ¿Se habría percatado de todo? ¿Aceptaría a su invitación? -Por favor cariño perdóname y ven...- suplicó al aire mordiéndose el labio. Lo estaba pasando fatal de manera muy tonta. Tenía una angustia en el pecho que no hacía más que incrementarse y apretarle en la garganta con un buen nudo como si le estuviesen estrangulando algún ser invisible desde atrás mientras escuchaba y percibía las agitadas revoluciones de su corazón sacudiéndose con fuerza, muy por encima del sonido de las olas al morir en la orilla.

Encogió sus piernas con los brazos enrollados a la altura de sus rodillas, alzó la cabeza y cerró los ojos embriagándose del olor costero de la playa despejando de la mente todo aquello que le perturbaba en aquel momento, imaginándose la silueta de su novia acercándose a él con una simpática sonrisa en el rostro, seduciéndole con aquellos intensos ojos azules adornados con aquel delineador de ojos negro sin más, pues no le gustaba el maquillaje en exceso, la prefería al natural. Aquella imagen de ella logró arrebatarle una sincera sonrisa tierna, hasta podía escuchar su dulce voz dirigiéndose a él pero... el sonido del timbre de su voz era tan real... Abrió los ojos y se giró hacia atrás comprobando que novia había llegado y llevaba una maleta consigo. Los ojos comenzaron a brillarle en el acto, su sola presencia volvió a llenarle de vida, aliviar aquel dolor interno que con sus dudas e inseguridades le estaban matando. Se levantó a toda prisa, casi tropezando con un cúmulo de arena blanda y echó a correr descalzo por la playa a su encuentro. Sin decir nada aún la abrazó, la abrazó de forma protectora como si hubiesen estado semanas peleados y tuviera miedo de no volverla a ver. Sus brazos se afianzaban con seguridad alrededor del cuerpo de su novia, ocultando el rostro entre el hombro y el cuello de ella. Lo había pasado muy mal, era consciente de que seguramente la hubiese hecho sufrir y aquello le dolía, le ardía en el pecho como si se lo estuviesen infringiendo a él mismo con fuego. -Felicidades amor. Perdóname cariño si te lo he hecho pasar mal, quería darte una sorpresa.. Lo siento, princesa, en serio. Siento si te he causado daño.- apretó algo más sus brazos entorno a ella, con miedo a perderla, con miedo a recibir una respuesta negativa que desquebrajase su corazón en jirones. -Princesita...- no quería, bueno, no se atrevía a alzar el rostro por miedo a desbordarse definitivamente en cuanto sus ojos se encontrasen en el mismo campo de visión de los ojos de ella. Tampoco quería terminar el abrazo por miedo a que fuese el último, se sentía bien entre sus brazos, era tan cálida, tan acogedora... Era simplemente perfecta.




BUENOS DÍAS PRINCESA:
MI MALDICIÓN:

avatar
Ian L. Scottfield

Ángel Oscuro
 Ángel Oscuro


Informe
Habilidades: Amnepatía, clarividencia táctil, concesión de poder, control de las sombras, daño infringido, empatía, encandilamiento, estallido psiónico, necroquinesis, orbitación, percepción de poder, super agilidad, telepatía, tercer ojo, visión compartida, volar.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Burbuja respiratoria, Caldero, 2 Chivatoscopios. Diario mágico. Juegos Mágicos. Pendientes lectores, Péndulo Mágico, Talismán, Zapatillas alaldas.
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Diane Seammus el Miér Mar 13, 2013 1:47 pm

Solté la maleta, dejando que ésta cayera sobre la arena de golpe, sólo para responder con mucha necesidad el abrazo que me ofrecía, abrazo que de un momento a otro sentía que me tomaba de forma protectora, y yo me acoplaba a él sin poner resistencia, antes mi cuerpo se pegó más contra él mientras mi corazón se agitaba sintiendo su calidez, él aun no decía nada pero por ahora estaba feliz con su abrazo. Y decir que por un momento pensé que yo no volvería a gozar de sus afectuosos abrazos, mismos que me encantaban y siempre me hacían sentir bien en momentos como éste, donde a pesar de todo me sentía débil. Pero luego lo dijo por fin ¡me felicitó! e incluso se disculpó por todo, lo que dejaba más que claro que el echo de que me evitara, me mintiera y se cmportaba indiferente era parte de su plan para luego sorprenderme con wow ¡un osito! ¡Su chaqueta! y ¡esto! aunque no estaba muy segura de qué comprendía ésto, es decir solo había llegado a la playa con una maleta que me había pedido que hiciera, incluso sin saber si que lo que traía era adecuado hacia donde íbamos ¿si debí haber traído algún abrigo? bueno aquello era lo de menos en éste instante. Lo importante ahora es que en realidad él si había recordado mi cumpleaños, que sí me quería y que en realidad no me estaba mintiendo, bueno si...aunque todo fue parte de una enorme mentira para darme una sorpresa, y yo creo que como bono un ataque al corazón por todo lo que me hizo sentir.

Pegué mi frente contra su pecho descubierto, suspiré profundamente y no pude contenerme volví a llorar, aunque no sabía bien porque lloraba : si porque recordaba todo lo mal que me había sentido durante el día o por alivio de conocer ahora la verdad. Pero traté de no dar el gran show delante de él, no quería arruinar el momento llorando, pero es que por un instante vi toso destruido y en un abismo entre nosotros - mi ángel...Ian... - murmuré con suavidad - gracias por acordarte, en verdad el que planearas todo esto y...y...te arriesgaras conmigo es bueno ¡maravilloso! no puedo negar que por un momento pensé que te estaba perdiendo...que yo te había fallado y que por tanto me castigabas - más lágrimas salieron de mis ojos ¡ que rayos! ¿cómo podía seguir llorando después de todo lo que ya lo había hecho? - discúlpame es que me da emoción todo esto, llevo todo el día deseando escucharte decir "feliz cumpleaños" muchos me lo decían pero yo solo quería oirlo de ti - suspiré profundamente más tranquila y cesando mis lágrimas - así que...gracias mi amor por tus felicitaciones y todos esto que has tramado....hasta llegar a esta noche contigo en la palaya, espero poder cumplir mas años estando a tu lado...porque no tienes ni idea de cuanto te quiero y te necesito conmigo - mordí un poquito de piel de su pecho y dejé un largo beso allí mismo y lo volví a estrechar fuertemente contra mi, sintiéndome en casa entre sus brazos, ése era mi sitio.
avatar
Diane Seammus
Sirena

Sirena


Informe
Habilidades: Arca de Noé, control mental, extrasentidos, grito sónico, ilusionismo, premonición, semi-metamorfismo, respiración de vacío en el agua, supervelocidad en el agua.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Cruz de ónice. Pluma mental. Rubí mediano. Zafiro pequeño
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Ian L. Scottfield el Vie Mar 15, 2013 2:40 pm

Negó con la cabeza nada más recibir aquellas palabras de disculpa, el único que debía disculparse y de hecho lo estaba haciendo era él que había planeado todo aquello y había hecho lo más doloroso, mentirla, esquivarla y provocarla dolor. -No pienses eso amor. Todo lo hice para darte esta sorpresa porque pensé que diciéndotelo sin más no sería igual de emotivo.. pero te pido disculpas si hice mal en eso..- tragó saliva frotando su cabeza contra la de ella aunque en seguida buscó aquellos sensuales labios que le sabían a las mil delicias para besarlos con buenas ganas y saborearlos con la lengua antes de separarse.

-Ven, el tiempo es oro y te he preparado un pequeño picnic aquí en la playa.. He pensado que te gustaría pasar el día de tu cumple cerca de los tuyos.. o al menos en el mar..- suspiró mirándola ansioso por saber su reacción y opinión de todo al respecto según fuese descubriendo las sorpresas. -Me traje el bañador y una toalla para darme un baño contigo aunque aún no haga mucho tiempo de playa.- se encogió de hombros y anduvo hasta el lugar en la playa donde había puesto el mantel con las rosas, el zumo, los vamos y el plato tapado que cogió y destapó para enseñarle el contenido a su novia.

- Son unas galletitas saladas de algas nori.. Las he hecho por tí porque sé que te gusta mucho las comidas que llevan algas...- se sonrojó bajando la mirada a sus pies azorado. -Por cierto.. ¿te gustaron los regalos?.- movió nervioso un pie sobre la fina arena ocultando los dedos bajo ella nervioso.




BUENOS DÍAS PRINCESA:
MI MALDICIÓN:

avatar
Ian L. Scottfield

Ángel Oscuro
 Ángel Oscuro


Informe
Habilidades: Amnepatía, clarividencia táctil, concesión de poder, control de las sombras, daño infringido, empatía, encandilamiento, estallido psiónico, necroquinesis, orbitación, percepción de poder, super agilidad, telepatía, tercer ojo, visión compartida, volar.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Burbuja respiratoria, Caldero, 2 Chivatoscopios. Diario mágico. Juegos Mágicos. Pendientes lectores, Péndulo Mágico, Talismán, Zapatillas alaldas.
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Diane Seammus el Sáb Mar 16, 2013 5:59 pm

Suspiré sintiéndome más tranquila, si que en un principio me había sentido como el mismo infierno pero todo había resultado en una inesperada gran sorpresa, y decir que me había hecho toda una historia sin sentido en mi cabeza, aunque quizás con fundamentos al sentirme evitada por mi novio, como sea ahora todo estaba bien, ya que estaba con el chico que adoraba y tanto quería. Alcé mi rostro al sentir como sus labios venían en busca de los míos, y sin más correspondí a su beso voraz, ansiosa y muy cariñosa, queriendo fundirme en sus siempre dulces y carnosos labios, lo necesitaba. - no...me gustó que te hayas tomado tantas molestias en darme tantas sorpresas, en verdad - le dije con una tierna sonrisa luego de que el beso terminara, pero aun continuaba cerca de sus labios.

Asomé el rostro por un lado del cuerpo de él, aun sin soltarlo del abrazo, es como si mis brazos se hubieran soldado momentáneamente a él, además no podía negar que me encantaba estar tan pegadito a él y sentir su calidez rodearme y llenarme. Pude ver mejor lo que se encontraba sobre el mantel, cuando llegué, y gracias a mi buena vista, lo primero que vi fueron las bellas rosas que de nuevo captaron mucho mi atención, pues se veían frescas y muy románticas en medio de todo, luego vi los vasos, el juego y luego me quedé viendo un plato que estaba cubierto con un papelito metálico con curiosidad ¿qué era eso? no alcanzaba a olerlo. Mi sonrisa iba creciendo conforme veía todo, aquello se veía tan fresco pero a la ves romántico al estar frente al mar, adoraba el mar pues era ahí donde yo me sentía libre, él pensaba en todo. Lo estruje en un fuerte abrazo muy emocionada - oh pero si se ve todo tan romántico, me encantó que eligieras la playa para festejar mi cumpleaños, como siempre amor ¡piensas en todo! - retrocedí un paso sosteniéndolo de los brazos y lo miré examinadora de arriba a abajo sintiendo mis mejillas sonrojarse, desde lejos había notado su look un poco distinto al habitual, ahorita lo veía mas de cerca y estaba más segura, se veía super guapo con aquello que traía puesto y la forma en que había arreglado su cabello - mmm...no te preocupes del clima que haya o si el agua se encuentra muy fria cuando entremos, ya me encargaré yo de aclimatar las cosas, muero por estar en el mar contigo, sería como tener el mejor y maravilloso dulce...tu en mi lugar favorito - aunque justo en ese momento podía comenzar a ponerle el debido clima a las cosas, porque bueno, no es como si su cuerpo pasara precisamente desapercibido justo ahora. Pero no podía ahorita, es decir tenia que apreciar todo lo que había organizado además moría por saber que era ese plato cubierto, algo me decía que era algo rico.

Solté mis brazos de él cuando se movió haciendo una ligera mueca, así que lo tomé de la muñeca para andar con él hasta que llegamos al mantelito, que bueno no estaba muy lejos de donde estábamos parados pero ahora solo quería estar junto a él y separarme muy poco. Me senté con cuidado en el mantel, dejando la maletita por un lago, luego me puse a ver todo con una risueña sonrisa. Mi vista se enfocó en el plato misterioso hasta que mi novio lo descubrió, abrí los ojos como encantada y mordí mi labio inferior oliendo las algas en aquellas galletas, en efecto eran Noiri - tienes toda la razón, adoro las algas amor...son tan deliciosas- alcé el rostro hacia él definitivamente feliz, no sólo porque recordara lo mucho que adoraba las algas, sino porque él había sido quien cocinó y aquello siempr eme había encantado, lo sentía mas personal - gracias por cocinarme las galletas amor, se ven deliciosas - y una de mis manos ya se encontraba juguetando cerca del plato ¡mis sentidos me llamaban y el hambre también! - puedo...¿ya puedo probarlas? es que se ven muy ricas amor, y sabiendo lo bien que cocinas bueno se me hace agua la boca - le sonreí notando su sonrojo, se veía tan sexy sonrojado, bueno él se veía super guapo estuviera como estuviera, pero me enternecía verlo con las mejillas rosas.

Mordí mi labio inferior recordando inmediatamente el hermoso oso de peluche de mi tamaño, que seguramente ahorita Parténope se encontraría abrazando ahora, principalmente porque olía a mi novio, y la sudadera del equipo de rugby ¡Mares lunares! aun no podía creer que me hubiera obsequiado su sudadera. Mis ojos se abrieron como plato al recordarlo y fui yo quien ahora se sonrojó - aun no lo puedo creer - fue lo primero que dije negando lentamente con la cabeza - esa sudadera de los de su equipo es muuuuuy emblemática, es decir no es como si fuera la sudadera de los de futbol u otro equipo deportivo del colegio....¡es la de rugby! bueno obvio porque tu perteneces al equipo...pero luego ¡no es solo la sudadera de un miembro del equipo de rugby! es la de ¡SU CAPITÁN! ustedes ...no se, los suelo ver muy recelosos con esa prenda, a pocas chicas, incluyendo a las animadoras, las he visto usando una pero ¡prestada! bueno obviamente y eso cuando van con su chico a un lado - negué lentamente juntando mis manos nerviosa y emocionada a la vez- y luego esta eso de que cualquier chica se muere por traerla puesta, y en esa lista créeme entro yo, y es que no han perdido ningún campeonato en qué ¿cuantos años? - suspiré con gran sorpresa mirándolo muy atenta pero apenada a la vez - Ya se lo que decía la carta corazón pero ¿estas seguro? es que aquello de verdad es un honor- parpadee y nuevamente negué, pero ahora mi gesto se transformó en uno tierno y dulce recordando el osito - amo a las princesas de disney, principalmente Ariel, ojalá las hijas del rey tritón fueran tan agradables, pero más que nada amé el contenido enserio ¡nada como tener un esponjoso oso de tu tamaño ...y luego huele a ti - suspiré, apoyé mis manos en el centro de mis piernas y alcé un poco los hombros para luego relajarme - es tan no se tiernito, pero también te puedo decir que a Parté le gustó, tendrá su debido lugar en mi cuarto. Gracias por todo amor - le sonreí con mucho aprecio de verdad se había esforzado en todo, yo creo que con una sola hubiera quedado feliz, pero wowo yo me había sacado la lotería con Ian, y no me referia por las cosas materiales, aquello no me importaba sino por el detalle que había en cada cosa que elegía, porque había signos de que había pensando en mi con cada cosa, hasta en el mínimo detalle. Me levanté y me acerqué a él para darle un beso dulce, de agradecimiento por todo.
avatar
Diane Seammus
Sirena

Sirena


Informe
Habilidades: Arca de Noé, control mental, extrasentidos, grito sónico, ilusionismo, premonición, semi-metamorfismo, respiración de vacío en el agua, supervelocidad en el agua.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Cruz de ónice. Pluma mental. Rubí mediano. Zafiro pequeño
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Ian L. Scottfield el Lun Mar 18, 2013 5:22 pm

Por el momento parecía que la estaba gustando todo aquello que había preparado aunque aún quedaba tarde por delante y muchas sorpresas más ya que en esto no iba a quedar la cosa, al menos trataría de seguir celebrando su cumpleaños de ahí a un par de días más aunque fuese íntimamente. Era consciente de que quizás alguien tan popular y fiestera como Diane estuviese esperando alguna fiesta global donde las personas más populares del internado y algunos normales asistiesen encantados y complacidos de recibir su invitación a dicha fiesta pero Ian no había planificado nada de aquello, él solo había pensado en algo original, íntimo para ambos y que quedase marcado en la memoria de la sirena para el resto de su vida. Suspiró ante aquella nueva idea que le rondaba por la cabeza, a lo mejor su novia quería eso, una gran fiesta en vez de todo lo que había preparado él. Aquello le reconcomía por dentro y le hacía temblar de dudas y miedo... Una vez más había actuado sin tener en cuenta los deseos de los demás, había obrado creyendo que aquello sería un magnífico detalle pero sin saber si en realidad era lo que deseaba o quería la persona a la que iba todo dirigido, en este caso a su novia Diane.

Ahora la sirena no parecía molestarse, al contrario, fue destapar el envase que contenía algunas pocas galletas que había hecho en el horno del internado con permiso de los cocineros que miraban curiosos lo que hacía al no haber visto nunca una receta como tal que reunía lo dulce de la galleta con el toque salado y vegetal de las algas marinas. Movió ligeramente el plato hacia ella dándola total permiso para tomar las que quisiera y comerlas, para algo las había preparado con tanto cariño y esmero. -Es la primera vez que cocino con algas asi que... si no te gustan o les falta algo.. dímelo...- se mordisqueó el labio inferior nervioso, a este paso se le iba a caer a trozos o quedársele flácido.. como con el músculo atrofiado... Él, al igual que ella, cogió ni corto ni perezoso una galleta ya que no las había probado, ni si quiera sabía si las algas le iban a gustar pero dejó el plato sobre el mantel y se llevó la galleta a la boca mordisqueándola y probándola.. No le había salido nada mal para ser la primera vez pero como todo se podía mejorar con la práctica.. quizás estaban un poco duras. -¿Te apetece que merendemos primero un poco y después nos demos un baño?.- preguntó amablemente con la voz más dulce que podía poner mientras caminaba a un lado del mantel y se sentaba encima tratando de que el conjunto que se había puesto aquel día no se ensuciara de arena porque no había cosa que más odiara que la arena se le pegara en el cuerpo y se quedase en su ropa, era bien molesto aquello y no lo aguantaba. Por eso repudiaba la playa tanto pero por ella iría todas las veces que hiciera falta.

-Estoy completamente seguro de que esa cazadora quiero que la luzcas tú con todo el orgullo que puedas. Será un honor para mi que la mejor animadora del mundo la porte públicamente siempre que quiera.- sonrió bien orgulloso y feliz con aquella idea, nadie mejor que su chica para llevar el emblema de su equipo, a parte, era una buena táctica para enseñarles a todo el mundo que aquella preciosidad de rubia era suya pues la cazadora tenía la inicial I en mayúsculas en la parte de atrás bordada en un llamativo y puro blanco que destacaba en el fondo oscuro negro. -Solo espero que la uses y no la dejes apolillarse en el armario.- he ahí otro de sus temores, que la dejase como un trofeo abandonado que se muere de polvo y mugre con el tiempo sin ser exhibido con el respeto y el prestigio que conlleva el tenerlo.

-Hablando de tu gata... A ella también la tengo una sorpresita asi que... si quieres luego de la playa pasamos a recogerla un momento antes de irnos a un lugar.- la guiñó el ojo, enigmático, con una sonrisa de oreja a oreja. Había pensado hasta en su gata a la hora de celebrar el cumpleaños porque sabía de la gran conexión que había entre dueña y mascota que mas que eso parecían uña y carne, como mejores amigas incluso más que Di y Sam.




BUENOS DÍAS PRINCESA:
MI MALDICIÓN:

avatar
Ian L. Scottfield

Ángel Oscuro
 Ángel Oscuro


Informe
Habilidades: Amnepatía, clarividencia táctil, concesión de poder, control de las sombras, daño infringido, empatía, encandilamiento, estallido psiónico, necroquinesis, orbitación, percepción de poder, super agilidad, telepatía, tercer ojo, visión compartida, volar.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Burbuja respiratoria, Caldero, 2 Chivatoscopios. Diario mágico. Juegos Mágicos. Pendientes lectores, Péndulo Mágico, Talismán, Zapatillas alaldas.
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Diane Seammus el Jue Abr 04, 2013 5:49 pm

No pude reprimir mas el impulso de tomar una galleta y llevarlo a mi boca. En parte por que olía delicioso y la otra razón es que adoraba las algas, podía comerlas como fueran cuando fueran, era mi adicción como los chocolates lo eran para Ian. Mordí con cuidado la galleta y mastiqué lentamente, saboreando cada ingrediente y no tardé en identificar el sabor de la alga en la galleta, era tan dulce y tan rica, enseguida di otra mordida casi de forma infantil. Así continué hasta que la terminé, acto que apenas tardó pues parecía que no había comido en años y que mas bien devoraba lo que cruzaba por los labios. Estaba a punto de tomar otra galleta apenas terminando de dar el ultimo bocado de la primera, cuando me detuve volviendo a mi realidad ¡Mares y estrellas marinas! solté la galleta y enrojecí bastante mirando tímida al plato y luego a mi novio apenada - yo...perdón amor es que están muy ricas, las algas saben a recientes y te quedaron muy dulces en las galletas. Si hay algo que mejorar se dará solo con la práctica, justo ahora están deliciosas - le mandé un beso con mis labios - y creo que sería bueno que comamos un poco ahorita...es que tengo un poco de hambre además son ¡algas! y siento que si no como mas ahorita... - inevitablemente tomé otra galleta y le di una mordida con mucho gusto - saldré del mar y como pueda trataré e alcanzar otra galleta...porque... - vuelve a morder la galleta y luego sonrie a su novio con dulzura - ¡burbujas! adoro este sabor, mi vida, me harás ponerte a hacer galletas cada fin de semana - terminé de comer mi galleta, encantada por la concentración de sabores, nunca había probado galletas de algas y vaya que sabían deliciosas.

Despejé un poco mi atención de la comida, para dedicársela totalmente al dueño de mis sonrisas y quien justamente me pedía usara su sudadera del equipo, aquello era bueno y malo, bueno porque ¡vamos! esa prenda era unica en su tipo y me encnataria usarla contantemente portándola con todo el orgullo del que él hacia mención además parecía bastante cómoda para los días tibios, lo malo era que terminaría con desgastarla y luego me quedaría sin mi regalo - sinceramente me asusta terminar desgastando mucho la sudadera, pero no niego que me encantaria portarla cada que se pueda...es que enserio Ian tenerla es como todo un sueño que jamás cruzó realmente mi cabeza, es decir aquello sonaba utópico. Te admito que siempre quise que me la llegaras a prestar aunque fuera unos minutos luego de un juego o de una práctica, pero me daba algo de pena...¡en fin! - muy bien y aqui estaba yo admitiendo algo que en realidad me daba pena, podía ser bastante persuasiva con los chicos para que me dieran, prestaran o actuaran de una forma que yo quisiera, incluso podía pedirle a Ian ciertos favores sin sentir tanta pena...pero como capitán de rugby, bueno ya ese era otro rollo, sentía mucho respeto y admiración por él cuando estaba en ese papel. No es como si no sintiera respeto por él siendo solo Ian y yo solo Diane, lo tenia por supuesto, pero su presencia imponía demasiado cuando jugaba Rugby, pues fácilmente se notaba como se perdía en su pasión... y en aquél punto me sentía bastante tímida a su lado ¡él era un gran chico! - Portaré con el debido orgullo la sudadera el equipo de Rugby ademas de darle el debido uso... no te preocupes de que se apolille, me encargaré bien de que jamás tenga una telaraña encima - le dediqué una amplia sonrisa, dulce pero llena de energía, de esas que únicamente Ian me provocaba.

Me sorprendí bastante cuando mencionó que también había algo para Parté, y yo que la habia dejado con Sam para que la cuidara durante mi enigmática ausencia, sería mejor en todo caso que le dejara un mensaje a Sam si ya Parté no se lo daría pero ¡vamos! que me encantaba la idea de tener a mi gatita cerca, pocas veces me separaba de ella por mucho tiempo, además era indescriptible el hermoso gesto que Ian había tenido hacia nosotras, digo él pensaba en todo...en cada detalle haciendo cada sorpresa mas allá de perfecta. Me incliné y recorrí un poco hacía el y lo abracé con ambsos brazos, para luego recargar un poco mi cabeza sobre él - comenzaré por impacientarme sobre aquél enigmático lugar mi vida, pero gracias por pensar hasta en Parté, ella también adorará ese gesto...yo de por si lo hago - alza la vista hacia él con dulzura - Muchas gracias por todo esto, en verdad yo...bueno, hubiera sido feliz con tan solo cenar algo contigo, tu y yo...nada mas, pero me sorprendes tanto que...bueno si no lloro de felicidad es porque ya no puedo
avatar
Diane Seammus
Sirena

Sirena


Informe
Habilidades: Arca de Noé, control mental, extrasentidos, grito sónico, ilusionismo, premonición, semi-metamorfismo, respiración de vacío en el agua, supervelocidad en el agua.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Cruz de ónice. Pluma mental. Rubí mediano. Zafiro pequeño
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Ian L. Scottfield el Lun Abr 08, 2013 7:35 am

Sonrió de oreja a oreja disfrutando de ver cómo comía las galletas que con tanto empeño había preparado para su novia, había sido todo un acierto el mezclar la masa de las galletas con las algas sabiendo qué tanto le gustaban a ella y ahora, después de estar horas y horas en la cocina preparándolo todo, estaba obteniendo la recompensa más gratificante del mundo para él: su novia estaba feliz con todo lo que le estaba deparando aquella velada sorpresa. -No te disculpes, para algo están las galletas.- dijo sonriendo porque no quería que se cohibiera de comerlas solo porque él estuviera allí, de igual modo él extendió la mano y agarró una de las pocas que quedaban en el plato. -Pero no te hinches mucho que tienes que hacer bastante hueco para la cena... que espero que te guste... y a Parté también..- se mordió el labio sintiendo como sus mejillas tomaban un poco más de temperatura, lo que significaba que ya se había vuelto a poner algo rojo en aquella parte. -Sé que a ti te gustará la cena, me atrevería a decir incluso que bastante... pero a Parté... no tengo mucha experiencia en gatos.- chasqueó la lengua un poco decepcionado consigo mismo por no haberse preparado mucho antes en el ámbito de los felinos, podría haber pensado antes en la gata de su novia y haber ido a la biblioteca en busca de libros que aportasen ideas sobre el cuidado de aquel mamífero. Sólo cabía esperar que con sus escasos recursos y conocimientos básicos sobre el animal pudiese desenvolverse bien con Parténope.

Como pudo se acomodó pasando una pierna a cada lado del cuerpo de la sirena estando sentado tras de ella cuando ella le abrazó y se acurrucó en su pecho. El ángel oscuro la envolvió con sus brazos y comenzó a prodigar algunas caricias sobre su cabeza con sus propios labios finalizando el gesto en pequeños besos cariñosos dirigidos por enteros a ella. -Disfruta del día y no pienses en nada más. Hoy es tu día y quiero que sea especial.- susurró cerca de su oído buscando el modo de llegar al lateral de su cuello para besarlo fogoso y juguetón. Desde aquella tarde en su cuarto cuando ella le pilló tras la ducha y descubrió aquel nuevo mundo de lujuría y desenfreno andaba de lo más caliente siempre, a todas horas, cualquier momento le parecía oportuno para pillar por banda a su novia y hacerlo con ella, donde cayese, le daba igual. Pero ahora no buscaba aquello conscientemente, sí, la tenía muchísimas ganas pero sabía que era mejor esperar unas cuantas horas para obtenerlo y disfrutar del día mientras tanto hasta que llegase la noche.

-Menos mal que hice pocas galletas si no mucho me temo que no llegarías con apetito a la cena.- comentó entre risas bajas sin querer ni poder parar de saborear su hermoso y apetecible cuello por el que iba apartando el pelo para que no le molestara a la vez que iba deslizando sus labios hasta la parte trasera aprovechando que llevaba los hombros al descubierto y parte del omoplato por donde ahora la besaba. -No te he dicho nada pero... estás preciosa.- continuó cada vez más meloso bajando la voz hasta conseguir un tono dulce y seductor. Como no podía hacerse de esperar, su mano izquierda recorrió el tramo del cuerpo de Diane desde el centro de su abdomen por un costado bajando por la cara superior de su pierna hasta detenerse cerca de la rodilla y tornar el camino de vuelta hasta detenerse por debajo de su corto vestido, en la cara interna de su muslo con las yemas de los dedos cari rozando su ingle.

-Y si tanto querías mi sudadera del equipo.. ¿por qué nunca me lo pediste? Sabes que te doy todo lo que me pidas y si no puedo trataré de dártelo de todas formas.- dijo subiendo su boca para jalarla de la oreja y después chupársela.




BUENOS DÍAS PRINCESA:
MI MALDICIÓN:

avatar
Ian L. Scottfield

Ángel Oscuro
 Ángel Oscuro


Informe
Habilidades: Amnepatía, clarividencia táctil, concesión de poder, control de las sombras, daño infringido, empatía, encandilamiento, estallido psiónico, necroquinesis, orbitación, percepción de poder, super agilidad, telepatía, tercer ojo, visión compartida, volar.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Burbuja respiratoria, Caldero, 2 Chivatoscopios. Diario mágico. Juegos Mágicos. Pendientes lectores, Péndulo Mágico, Talismán, Zapatillas alaldas.
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Diane Seammus el Vie Abr 12, 2013 4:46 pm

No había una forma exacta en la que yo pudiera describir la sensación que me causaba el que Ian me rodeara, de aquella forma tan mimosa, en un abrazo. Me encantaba siempre saberme entre sus brazos y acurrucarme entre ellos, pues los encontraba siempre cálidos y confortables, aunque ahora no podía acurrucarme del todo como quisiera contra él, pues de lo contrario no terminaría de comer las galletas que quedaban sobre el platito. - algo le has de echar a la comida que siempre tengo espacio para comer todo lo que tu cocinas, así que no te preocupes de que me llene, estoy segura de que podré con ello y a Parté le suele gustar todo lo que a mi... - aunque diferíamos en que ella prefería un ratón vivo para postre y yo definitivamente pasaba de ello.

Mi mano tembló con la galleta frente a mi boca cuando sus labios se acercaron a mi sensible oreja, aunque en realidad todo mi cuerpo se ponía sensible con él estando cerca. No dije nada de inmediato a su comentario pues me había quedado con un trocito de galleta en la boca, mismo que ahora me costaba algo masticar al sentir sus labios juguetones sobre mi cuello, me encantaba que me besara aquella parte de mi cuerpo y mi cuerpo se lo agradecía dejando que los cosquilleos se apoderaran de mi piel haciendo que ocasionalmente yo temblara. yo...- comencé a decir mirando todo lo que había frente a nosotros - aparte de que no puedo pensar en mucho teniéndote asi... créeme que lo disfrutaré mucho...parece que habrá mucho por ver, pero cualquier cosa...suena...bien ..contigo- y evidentemente me costaba cada vez mas mantener el hilo de mi voz, siempre era así, sus caricias, sus besos, su cercanía llegaban a distraerme lo suficiente para que mi voz temblara.

Tomé la última galleta con cierto aire de tristeza, era la última, y por lo mismo la más rica entre todas - es la última - murmuré con cierto pesar, para luego sonreír a las palabras de mi novio me pregunta ¿Qué habría cocinado para después? podía imaginarme varias cosas y nada en concreto a la vez, y eso que como había hecho con las galletas, siempre me sorprendía con deliciosos platillos incluyendo algo que supiera me encantaba. - déjame ser adoro estas galletas, te prometo que comeré lo que me hayas cocinado - tras decir eso comí mi galleta con mucho gusto al tiempo que suspiraba con cada una de las caricias de mi querido ángel, hasta que la terminé y fue entonces que mi piel se puso como de gallina, con los vellos rubios herizados debido a la dirección que tomaban sus besos - Ian... - murmuré con dulzura a la vez de como aviso de que aquello se estaba sintiendo demasiado bien, hasta que sentí su mano escabullirse sobre mi pierna, acto que nuevamente provocó sobre mi una corriente electrica unido a un largo suspiro, si seguía así algo me decía que no nos meteríamos dentro del mar,e incluso que llegáramos a ir a recoger a Parté y lo que siguiera.

Por que...- ¿Cuál habia sido la pregunta? no pude evitar volver a suspirar con profundidad pegando mi cuerpo contra el suyo, cayendo a sus mimos que ahora quería que siguieran. Coloqué una mano sobre una de sus piernas que me rodeaban, precisamente la derecha, y se la comencé a acariciar porque justo ahora no podía hacer mucho mas, a pesar de que caía en ganas de besarlo - quería que tu me la ofrecieras...son ese tipo de...uhm...cosas...que uh....es mejor que se den - dije luego de unos segundos tras medio recordar lo que había dicho.
avatar
Diane Seammus
Sirena

Sirena


Informe
Habilidades: Arca de Noé, control mental, extrasentidos, grito sónico, ilusionismo, premonición, semi-metamorfismo, respiración de vacío en el agua, supervelocidad en el agua.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Cruz de ónice. Pluma mental. Rubí mediano. Zafiro pequeño
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Ian L. Scottfield el Miér Abr 17, 2013 1:45 pm

Acarició tras la oreja de ella con la punta de la nariz de lo más cariñoso posible a la vez que movía un poco los dedos bajo su falda trazando algunos dibujos imaginarios sobre su muslo y cierta parte algo más comprometida de su cuerpo. Soltó una pequeña risilla, después mordió la parte superior de su oreja. -Qué va, eres tú que comes con gusto todo lo que te cocino.- respondió sonriendo de oreja a oreja totalmente feliz y complacido de tener una exquisita comensal como ella, así daba gusto pasarse tantas horas en la cocina esmerándose en cada plato que preparaba para su novia recibiendo así tanto halagos después.

Sus labios volvieron a hacer el mismo recorrido desde su oreja hasta su cuello parándose un par de minutos en aquel sitio y después volviendo a encarrilarse derechitos al oído para besarla y lamerla aquella zona. -Estoy deseando que llegue la noche... algo me dice que va a ser bastante intensa...- susurró con intención de prender aquella llama que ya estaba de por sí bastante prendida. -Solo espero que el cansancio y el haber dormido tan poco no haga mella en nosotros tan pronto y podamos aguantar despiertos buena parte de la noche... y así aprovecharla al máximo.- en cuanto terminó de comer la última galleta giró su rostro por el mentón y la besó con ferocidad los labios muy exigente, instándola todas las ganas que tenía de ella y debía reprimir por el momento.

-Vamos al agua... allí al menos podré contenerme un poco.. aunque no sé si lo suficiente..- se mordió a sí mismo el labio inferior mientras se separaba de su rostro con la mirada fija en ella y se comenzaba a desabotonar la camisa para quitársela y dejarla a un lado en el mantel para que no se ensuciase ni se llenase de arena. Se puso en pié y se quitó el pantalón haciendo lo mismo quedándose en bañador rojo.

-Pero insisto. Si tanto querías mi cazadora del equipo me lo hubieses dicho, no tenías que esperar a que te la regalase. De hecho se me ocurrió dártela porque me encanta verte con algo de ropa mía puesta... me pone mucho..- murmuró lo último bajando la voz por la vergüenza que le daba el confesar algo como aquello, en seguida sus mejillas se tiñeron de un color ligeramente carmesí y apartó la mirada como solía hacer cuando se encontraba en aquella situación como la de ahora. -Vamos al agua Di, por fa.- suplicó como un niño pequeño, ansioso por meterse en el agua con su madre aunque en este caso era más bien que lo necesitaba a ver si se le calmaba un poco la calentura que el haber estado tan receptivo con su novia le había provocado.




BUENOS DÍAS PRINCESA:
MI MALDICIÓN:

avatar
Ian L. Scottfield

Ángel Oscuro
 Ángel Oscuro


Informe
Habilidades: Amnepatía, clarividencia táctil, concesión de poder, control de las sombras, daño infringido, empatía, encandilamiento, estallido psiónico, necroquinesis, orbitación, percepción de poder, super agilidad, telepatía, tercer ojo, visión compartida, volar.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Burbuja respiratoria, Caldero, 2 Chivatoscopios. Diario mágico. Juegos Mágicos. Pendientes lectores, Péndulo Mágico, Talismán, Zapatillas alaldas.
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Diane Seammus el Miér Abr 17, 2013 4:11 pm

Me equivocaba o ¿me había dicho noche? enserio ¿íbamos a poder aguantar hasta la noche para obtener algo más de cercanía e intimidad? aquí no había nadie, porque para mi estaba claro que aquello me costaría trabajo, más si continuaba experimentando la deliciosa sensación de sentirlo mimando mi cuello y mi oído ,al mismo tiempo que sus manos se encargaban de consentir mis piernas e incluso un poco la entre pierna... ¡pero que encantadora sensación la de su embriagadora cercanía! Suspiré con gusto aun con la cabeza ladeada escuchando sus palabras sin poder evitar sonreír, aunque era una sonrisa que posiblemente él, ocupado en besar y lamer mi oreja, no veía. - Uhm... ¿la noche mi vida? como me tienes no me molestaría en ceder aquí y ahora mismo - murmuré sobre su boca, tras corresponder a su exigente y extraordinario beso, mientras mi mano ahora acariciaba con delicadeza su suave mejilla - aunque tratándose de ti...dudo mucho que, independientemente de la hora, logre cansarme, al menos a tal punto como para no disfrutar de la noche de mi cumpleaños amor - todo aquello lo dije con una voz seductora y dulce, que claramente reflejaba el estado en que me había dejado. Mi mano, por su lado, se había deslizado de su mejilla al pecho que tenía un poco descubierto.

Le miré atentamente viéndolo levantarse detrás de mi, sin ningún reparo recorrí lentamente su cuerpo con mi vista, viendo con deleite cada parte de su bien formado cuerpo. Al mismo tiempo me permití disfrutar del espectáculo conforme se quitaba la ropa hasta quedar en ese coqueto traje de baño rojo. Bonita perspectiva la que tenía yo sentada desde el mantelito. Le chiflé al tiempo que le alzaba las cejas coqueta - ¡Pero que guapo! - exclamé con admiración y poco después le sonreí radiante. Me puse entonces de pie, dejando que la tela se deslizara sobre mi piel, quedando la cola del vestido rozando la arena. Me quité el vestido con delicadeza, tratando de captar su atención, afortunadamente me había puesto igual el traje de baño debajo del vestido, aunque realmente daba lo mismo que lo llevara o no, es decir, en cuestión de segundos terminaría sin él. Una vez que hube dejado mi vestido doblado a un costado de la ropa de él, con la esperanza de que se pegara algo de su rico perfume, caminé hacia la espalda de Ian y coloqué mis manos sobre su abdomen,lo más bajito que pude próximo a la orilla de su bañador. Poseidón sabía las ganas que tenía de pasarle las mano por ahí desde que quedó a mi vista - uhm realmente no te preocupes amor, yo me encargo de que no te calmes...el mar tiene sus encantos- besé su hombro y poco después deslice una de mis manos por su espalda hasta que quedé delante de él. Me apoyé en sus hombros y le dí un dulce beso, deslizando mis manos por sus hombros hasta encontrar sus manos - ven ¡vamos!- anuncié con buen ánimo, porque realmente me daba la impresión de que si seguía ahí parada no terminaríamos por meter ni un pie al mar. Jalé sus manos y yo comencé a andar hacia atrás, sin despegar la vista de sus hermosos ojos claros.

Cuando sentí que el mar estaba próximo a mi cuerpo, lo solté, no sin antes dirigirle una mirada traviesa, entonces corrí hacia el mar sintiendo como perdía mis piernas y ganaba mi adorada cola. Nadé rápidamente hacia lo profundo y de vuelta, no me preocupe ahora en buscar las algas, simplemente quería desentumir mi cola. Apenas transcurrido un minuto volví a asomar mi cabeza, lanzando mi cabello hacia atrás y nadé hacia mi novio sonriéndole ampliamente - adoro el mar...- fue lo primero que dije pasando mis brazos alrededor de su cuello.
avatar
Diane Seammus
Sirena

Sirena


Informe
Habilidades: Arca de Noé, control mental, extrasentidos, grito sónico, ilusionismo, premonición, semi-metamorfismo, respiración de vacío en el agua, supervelocidad en el agua.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Cruz de ónice. Pluma mental. Rubí mediano. Zafiro pequeño
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Ian L. Scottfield el Jue Abr 18, 2013 11:03 am

-A mí tampoco me importaría hacerlo aquí ahora mismo...- estiró la cabeza volteándola rápidamente hacia todos lados para comprobar que estaban completamente solos en aquella parte de la playa, después volvió la vista a la sirena. -...pero de entretenernos en eso... no haríamos más que eso... y... echaríamos todo el día a perder... Pero como quieras... lo que tú prefieras.- se sonrojó, aunque habían avanzado bastante en la práctica aún le daba bastante vergüenza hablar tan abiertamente de aquel tema. Se le atragantaban las palabras conforme quería expulsarlas de su boca, tartamudeaba cuando debía exponer verbalmente alguna palabra un tanto explícita o hacer especial referencia al solo hecho de mantener relaciones sexuales.

El caso es que ya se había quitado la ropa y estaba parado en la arena esperando su decisión, él tenía tan solo el bañador y estaba a unos pasos del agua o a un par de arrodillarse de nuevo sobre el mantel y ceder a los placeres que sólo ella le otorgaba como una diosa que apremia a un mortal concediendo uno de sus mayores deseos. La vio quitándose el vestido que llevaba puesto y descubrió que bajo aquella fina tela se ocultaba un precioso bikini azulado que incrementaba las ganas de Ian por hacerla suya en aquel instante haciendo aumentar también la temperatura corporal propia, justo el efecto contrario que estaba buscando con desesperación al suplicar por meterse en el agua. Definitivamente no lo tendría nada fácil. Qué ganas tenía el pobre muchacho de que llegase ya la noche.

Suspiró mordisqueando totalmente anonadado por la belleza replegada por su novia el labio inferior de su boca. -Te ves realmente hermosa.- susurró casi atragantado por la cantidad de saliva que se le había acumulado en la cuenca del maxilar inferior y que con ayuda de la lengua pudo pasar por la faringe.

De la mano caminaron hasta la orilla de la playa, allá donde agua y tierra se unen en un rompeolas. Ella le soltó y se metió rápidamente en el agua salada mientras se iba transformando en una bellísima sirena. Él se quedó parado un instante disfrutando de aquella escena de lo más encantador, sonriendo, pero también algo preocupado por la incertidumbre de no saber si sería capaz de dominar sus instintos y controlar a su cuerpo para no terminase de reaccionar como lo había empezado a hacer cuando se encontraban sentados en el mantel. En cuanto ella se zambulló dentro del agua privándole de su imagen, Ian dio dos pasos introduciéndose en el agua y, cuando esta le llegaba por las rodillas, se impulsó hacia delante y se lanzó contra el agua para nadar un poco mar adentro hasta no hacer pie y sumergirse para bucear algo, lo suficiente para que su nariz se adaptase por completo a ese cambio de presión y estar rodeado por agua marina. Tras unos segundos largos salió a la superficie girando la cabeza con un movimiento brusco hacia un lado para quitarse el pelo de la cara que había caído empapado nublándole la visión por completo. Como no vio a Diane por ningún lado supuso que estaría buscando algas para cubrir sus pechos pero una vez que apareció y se acercó pudo comprobar que no, su novia había dejado poco a la imaginación y sí mucho que ver. Contuvo el aliento tratando mirarla a la cara aunque inevitablemente los ojos se le desviaban hacia abajo y de ahí se sonrojaba más.

-E... ¿esta vez no te cubres?.- preguntó sonándose a sí mismo bastante indiscreto lo que le hizo reprendirse a sí mismo interiormente y ponerse un tanto nervioso.




BUENOS DÍAS PRINCESA:
MI MALDICIÓN:

avatar
Ian L. Scottfield

Ángel Oscuro
 Ángel Oscuro


Informe
Habilidades: Amnepatía, clarividencia táctil, concesión de poder, control de las sombras, daño infringido, empatía, encandilamiento, estallido psiónico, necroquinesis, orbitación, percepción de poder, super agilidad, telepatía, tercer ojo, visión compartida, volar.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Burbuja respiratoria, Caldero, 2 Chivatoscopios. Diario mágico. Juegos Mágicos. Pendientes lectores, Péndulo Mágico, Talismán, Zapatillas alaldas.
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Diane Seammus el Vie Abr 19, 2013 9:26 am

Deslicé delicadamente mi mano por su hombro hasta alcanzar su barbilla, acaricié esta con mi pulgar mientras le miraba con una sonrisa ligera pero bastante coqueta, notando como su mirada iba y venía por mi cara conforme su rostro dejaba entrever lo nervioso que se encontraba, como siempre había algo encantador en verlo turbado de aquella forma. Bajé mi vista lentamente hasta ver mis propios pechos descubiertos y la alcé nuevamente para encontrarme con sus ojos, le volví a sonreír con cierta inocencia a la vez que me encogía de hombros - ¿Quieres que me cubra? - pregunté con curiosidad, yo no lo encontraba molesto...al fin de cuentas así quedaba tras tocar el agua, no había ningún desconocido cerca y no era precisamente algo que mi novio no hubiera visto antes, además tenía que admitirlo, quería provocarlo tanto como él lo había hecho conmigo hace unos minutos sentados sobre la arena. Me acerqué a sus labios y dejé un tibio beso sobre éstos - se sincero, me gusta estar así contigo...pero si te distrae mucho...siempre puedes esperarme unos minutos en lo que voy a buscarlo...aunque sería toda una lástima tener que separarnos tanto - suspiré, a la vez que negaba lentamente con la cabeza como dando a entender lo verdaderamente malo que sería dejarlo a él solo en mar abierto unos minutos y yo por ahí buscando algas.

Me acerqué un poco más a su cuerpo, enredado mi colita entorno a sus piernas, aquello lo hice más por costumbre que por alguna oscura intención, y es que me encantaba abrazarlo de aquella manera, claro siempre teniendo cuidado en no estrujar sus piernas o arañarlas con mis escamas; a la vez la punta de mi aleta de movía adelante y atrás dejando muy en claro mi estado de ánimo: travieso y alegre. No obstante, el que me enredara alrededor de él igual incitaba a que todo nuestro cuerpo quedara pegado, incluyendo mi pecho descubierto que rozaba el suyo. Moví mi mano de su barbilla a su rente arreglando un par de cabellos que se atravesaban rebeldes por su cabello - dime corazón ¿qué quieres que hagamos? - me atreví a preguntar, yo tenía varias ideas de lo que podíamos hacer pero él había sido quien sugirió meternos al agua y no quería arruinarle alguna idea que tuviera en mente.

avatar
Diane Seammus
Sirena

Sirena


Informe
Habilidades: Arca de Noé, control mental, extrasentidos, grito sónico, ilusionismo, premonición, semi-metamorfismo, respiración de vacío en el agua, supervelocidad en el agua.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Cruz de ónice. Pluma mental. Rubí mediano. Zafiro pequeño
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Ian L. Scottfield el Vie Abr 19, 2013 12:00 pm

A él poco le importaba que ella le mostrase medio cuerpo desnudo, encantado estaba con aquellas alucinantes vistas de ella. Solo le había pillado un poco desprevenido aquello de que no se cubriese los pechos como había hecho siempre y de ahí su pregunta. -No.. por mí está bien así... pero me impresionó que no tomases algas y te las pusieses por encima como haces siempre...- se sentía de lo más caliente del bochorno que estaba pasando por aquel tema y también porque Diane parecía haberse empeñado en ponerle las cosas bastante difíciles tentándolo de sobremanera y provocando roces en su cuerpo que, definitivamente, obraban en el sentido contrario al buscado.

-Cada día me doy más cuenta de que mi cuerpo ya no me correspone a mí si no a ti...- suspiró pasando las manos por la cintura de la sirena cuando ella enredó la cola a sus piernas produciéndole un leve cosquilleo un tanto escurridizo y aspero cada vez que sus escamas le acariciaban en sentido contrario a la dirección de estas. Aprovechó su máxima cercanía para besarla disfrutando el vaivén de las olas que los conducía a uno y otro lado de la playa, no le importaba no tener el control sobre el mar porque sabía que su sirena jamás permitiría que le pasara algo en el agua. Aquel fue un beso bastante largo, prolongado y que fue tornándose muy muy intenso. Su cuerpo le pedía a gritos el de ella alimentando aquel deseo que trataba de ignorar de algún modo y reservar para la llegada de la noche pero sin duda cuando llegase el momento no habría nada que le parase de lo desesperado que ya andaría.

-Pues... no sé... Solo tenía planeado comer las galletas y darnos un baño aquí.. nada más... Ya lo otro será en otra parte.- dijo sin dar detalles ni especificar mas de lo justo porque quería que lo que aconteciera el resto del día fuese secreto.




BUENOS DÍAS PRINCESA:
MI MALDICIÓN:

avatar
Ian L. Scottfield

Ángel Oscuro
 Ángel Oscuro


Informe
Habilidades: Amnepatía, clarividencia táctil, concesión de poder, control de las sombras, daño infringido, empatía, encandilamiento, estallido psiónico, necroquinesis, orbitación, percepción de poder, super agilidad, telepatía, tercer ojo, visión compartida, volar.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Burbuja respiratoria, Caldero, 2 Chivatoscopios. Diario mágico. Juegos Mágicos. Pendientes lectores, Péndulo Mágico, Talismán, Zapatillas alaldas.
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Diane Seammus el Vie Abr 19, 2013 3:30 pm

Lo que sucede es que normalmente me siento incómoda conque cualquier persona me vea como sirena, por supuesto tu no eres cualquier persona y no tengo problemas con que me veas así, pero....después de todo este hermoso día quería que me vieras verdaderamente como sirena, solemos cubrirnos cuando dejamos que alguien fuera de nuestro mundo nos vea...al fin de cuentas usamos recursos naturales....pero cuando nos transformamos nos vemos tal y como tu me ves ahorita., no es gran cambio, pero me das mucha confianza amor , además no hay nadie indecente cerca...aprovecho la oportunidad - sonreí con cierto aire travieso y juguetona a la vez que le miraba muy amorosa, era habitual que tomara una actitud similar estando en el mar con él.

Solté una ligera risa al escucharle, pues algo similar experimentaba cuando él se encontraba cerca de mi, todos mis sentidos estaban atentos a él, y que decir de cuando me acariciaba...dejaba de sentir lo que yo quería para ceder a lo que él deseaba hacerme sentir, por supuesto yo feliz me rendía a él . - no te preocupes porque veas que sucede así, yo siempre cuidaré de él y me encargaré que esté en óptimas condiciones cariño - susurré cerca de su rostro, sintiendo su aliento rozar el propio y embriagarme al mismo tiempo. Entonces, como imanes, nuestros labios se unieron en un beso ¿largo?¿corto? no sabía con exactitud, simplemente me dejé llevar por el movimiento del mar al tiempo que me perdía entre sus besos.

Lentamente nos fuimos separando y lo abracé con mucha dulzura, pasé un poco de su cabello mojado detrás de sus orejas, acto excusa para poder mantener mi mano cerca de su cabello mojado - bueno ...espero impaciente por lo otro en ese otro lado del cual se muy poco y del que no estoy muy segura estar preparada, es decir si nos vamos a la tundra creo que terminaría congelada amor porque no guardé en mi maleta nada para la nieve - suspiré en broma - pero siempre puedo tenerte a ti cerca para darme algo de calor...siempre están tan calientito y comodo - pasé mis labios por su barbilla y entonces desenredé mi cola de sus piernas - dame...diez segundos mi vida....uno... dije incitándolo a contar. En ese tiempo me apresuré a ir al fondo del mar, tomar algo de algas y conchas, en poco tiempo subí dando un salto y cai a poco espacio de mi novio, me acerqué de forma vertical mientras hacia como un bonito collar entre mis manos - bueno lo admito fueron veinte segundos y no diez - hice una mueca de tristeza como decepcionada de mi misma, pero en ningún momento dejé de mover mis manos trenzando las algas y en poco terminé y claro no había tardado porque si las algas no se enredaban en el pecho si se trenzaban...las práctica en ciertos oficios tenía sus ventajas. Las algas terminaron siendo un collar de algas y conchas, lo puse en el cuello de mi novio sonriente - chachan!- dije con aire divertido, aquello resaltaba bastante bien en su varonil cuerpo y sin querer di un aletaz que pego contra sus piernas, inmediatamente llevé mis manos a la boca como asustada - ¡Oh mares ostras y cangrejos! amor ¿te hice daño? -inmediatamente después me hundí un poco y acaricié ambos de sus pies, parecían no tener gran daño aunque uno estaba como rojito. Tras acariciar por unos segundos rodeé su cuerpo subiendo poco a poco hasta abrazarlo por la espalda, besé su oído y de nuevo giré alrededor de su cuerpo hasta quedar frente a él. - no hay daños severos - reporta con entusiasmo.

OFF: Si esta muy fumado el post es a causa de abandono y represión (?) DX [broma]
avatar
Diane Seammus
Sirena

Sirena


Informe
Habilidades: Arca de Noé, control mental, extrasentidos, grito sónico, ilusionismo, premonición, semi-metamorfismo, respiración de vacío en el agua, supervelocidad en el agua.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Cruz de ónice. Pluma mental. Rubí mediano. Zafiro pequeño
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Ian L. Scottfield el Sáb Abr 20, 2013 12:15 pm

Volvió a guiar su vista hacia abajo mirando anelante sus hermosos pechos al descubierto ligeramente distorsionados por las ondas que se creaban entre ambos cuerpos con el roce y movimiento del agua. Deseaba pasar su lengua por ellos, besarlos y tocarlos en ese momento aprovechando que estaban solos y que nunca antes habían estado así en el agua. En aquel momento la duda le asaltó, ¿podrían las sirenas tener sexo estando transformadas?. Tuvo la intención de querer examinarla por entero pero le daba demasiada vergüenza incluso el hecho de preguntarla asi que decidió apartar el tema de su cabeza e investigar por su cuenta en los momentos que estuviese solo, seguramente que en algún libro vendría información sobre aquello... o eso esperaba él.

-No te preocupes por el lugar a donde vamos, te aseguro que de lo que menos debes tener en cuenta es el tiempo.- guiñó un ojo a su novia mostrándose bastante seguro. No tenía en mente salir demasiado del sitio donde se hospedarían aunque claramente ya que iban a salir del país aprovecharía para conocer algo del lugar donde iban a ir pero tenía claro que se la iban a pasar la mayor parte del tiempo encerrados entre las cuatro paredes de la habitación. -Y como dices... si tienes frío puedo darte calor... y si tienes calor.. con que te quites la ropa...- vaciló un poco conteneando la cabeza hacia los lados mientras sonreía pícaro.

Iba directo a empezar toda una serie de besos intensos sobre ella pero se zafó anunciando que tardaría unos diez segundos. Ian frunció el ceño, quizás había cambiado de opinión e iba a cubrirse los pechos lo que le llevó al ángel oscuro a hacer una ligera mueca de disgusto. Aprovechó la soledad del momento para zambullirse en el agua y nadar hasta el fondo para tocar la arena y hacer el pino, dar una semi voltereta y salir de nuevo a flote para tomar aire. Su novia no había regresado aún asi que empezó a nadar hacia rumbo desconocido, tratando de no alejarse demasiado de la zona pero lo justo para poder ejercitarse, en eso llegó la rubia con algas y conchas, y como si de un ovillo de lana se tratara, pronto formó un collar que le puso por encima. -¿Y esto?.- dijo sorprendido acariciándolo con sus manos y mirándola con una gran sonrisa feliz. -No tenías que haberte molestado, hoy es tu día, los regalos deben ser para tí.- sonrió y la rodeó con sus brazos besándola. -Te quiero.- volvió a besar sus labios. -Mil gracias.- quiso besarla nuevamente pero un latigazo le hizo brincar en el agua y separarse de forma brusca. No supo lo que había sido hasta que ella misma se disculpó y bajó a revisar los posibles daños causados. -No pasa nada amor, ha sido un buen aleteo pero no es nada que no se pueda soportar.- emitió una pequeña risa para tranquilizarla, lo cierto es que aquello había picado bastante y menos mal que estaban en el agua, de no ser así no quería pensar lo que hubiese pasado. -Tienes fuerza en la aleta, e.- volvió a reír con ganas.




BUENOS DÍAS PRINCESA:
MI MALDICIÓN:

avatar
Ian L. Scottfield

Ángel Oscuro
 Ángel Oscuro


Informe
Habilidades: Amnepatía, clarividencia táctil, concesión de poder, control de las sombras, daño infringido, empatía, encandilamiento, estallido psiónico, necroquinesis, orbitación, percepción de poder, super agilidad, telepatía, tercer ojo, visión compartida, volar.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Burbuja respiratoria, Caldero, 2 Chivatoscopios. Diario mágico. Juegos Mágicos. Pendientes lectores, Péndulo Mágico, Talismán, Zapatillas alaldas.
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Diane Seammus el Jue Mayo 02, 2013 12:38 pm

Para mi es un regalo que lo lleves puesto al menos, si lo quieres guardar o no bueno ya es lo de menos pero soy feliz con que lo uses ahorita - aseguré con una enorme sonrisa para luego corresponder dulcemente su beso y dejarse hundir entre su húmedo abrazo, mientras que las olas nos movían de un lado a otro, algo que con el tiempo lo había interpretado como un abrazo que el mar nos ofrecía a quienes le visitábamos en sus aguas, en especial a quienes pertenecíamos a él - y ten por seguro Ian que yo te quiero a ti - murmuré cálida entre sus labios devolviendo a tiempo los que él me daba, en la vida había muchas cosas buenas pero una de las mejores era, definitivamente, sentir sus labios sobre los míos o en cualquier parte de mi cuerpo, pues siempre tocaban con suavidad y una exactitud increíble, como si fueran sensores de los puntos más sensibles de mi cuerpo.

Tras el vergonzoso accidente con mi cola, misma que siempre parecía actuar con bastante autonomía para mi disgusto, quedé de nuevo frente a él mirándole con bastante atención aunque algo sonrojada aun ¿Qué clase de tritón o sirena era aquella que no podía controlar sus impulsos? antes solo fue un ligero rasguño dentro del mar y no otra cosa lo que le había ocasionado ¿Qué hubiera hecho en dicho caso? se supone que aquí, dentro del mar, yo era la protectora, la que cuidaba de ambos y salía con ésto de agredirle ¡no bueno! debía mejorar, aunque ahora mejor me relajaba, era mi cumple y por suerte no había ocurrido gran cosa - bastante amor, es mi truquito bajo la manga por si alguien se acerca más de lo debido....o quiero acercar alguien a mi - le subí las cejas insinuantes a la vez que me abría espacio entre sus piernas introduciendo parte de mi cola, aunque con bastante cuidado para no arañarlo. - Amor...- murmuré coqueta, tras unos segundos donde únicamente le miraba, pero con bastante afecto, de esas miradas donde no se dice nada verbalmente pero se expresa todo con la vista - ¿te parece si nos tomamos una foto para recordar el día? - pregunté sin variar la modulación de mi voz aunque ensanchando mi sonrisa y acariciando su mejilla con el dorso de mi mano. - quizás podamos ir a aquella roca y hacer la foto, siempre he querido una donde tu salgas con tus piernas y yo con mi cola...como esas historias del atractivo y joven humano y la seductora sirena que se encontraron al bordo del mar, aunque en éste caso...sería un atractivo e inteligente joven ángel oscuro - le dí un tierno y corto beso tras mencionar aquello, al separarme le volví a sonreír con entusiasmo y casi despreocupada, todo era ta ligero y cómodo estando junto a él.

avatar
Diane Seammus
Sirena

Sirena


Informe
Habilidades: Arca de Noé, control mental, extrasentidos, grito sónico, ilusionismo, premonición, semi-metamorfismo, respiración de vacío en el agua, supervelocidad en el agua.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Cruz de ónice. Pluma mental. Rubí mediano. Zafiro pequeño
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Ian L. Scottfield el Vie Mayo 03, 2013 3:41 am

Se estremeció un poco al sentir las cosquillas ocasionadas por la cola de sirena de Diane pasando por entre sus piernas para pegar más sus cuerpos e impedir que hubiese algún tipo de distancia entre ellos. Prendido de sus besos y de su mirada sonreía como un tonto sin saber a la vez por qué tanta felicidad reunida sin haber sido buscada antes pero que era bien recibida por su parte. -¿Acaso pones en duda que no me lo vaya a quedar cuando es un regalo hecho por mi chica?.- alzó una ceja pero en seguida ablandó el gesto besándola con mucho cariño. -Lo voy a guardar y lo pondré justo encima de mi cabecera donde tengo tu foto. Es como mi pequeño santuario donde tengo lo más importante para mi... y tú eres lo que más.- sus labios se unieron una vez más con los de su amada sirena en busca de esa intensidad que ya añoraba tener en su boca.

Estaba tan engatusado besándola y acariciando su espalda que aquella sugerencia de la foto le pilló algo de imprevisto y no supo reaccionar al momento, tardó un poco al negarse a romper aquella magnífica atmósfera que se cernía sobre ambos. -Vale pero.. espérate un poquito más amor.. ahora no quiero que te separes de mi... por fa.- suplicó poniendo morritos y por si acaso enlazó bien sus brazos tras la espalda de ella para evitar que la sirena se marchase. -Quiero tenerte un poquito más... por fa.. solo un poquito..- separarse ahora aunque fuese unos minutos para ir a las rocas, posar y hacerse una foto era algo que le desagradaba, no porque no le gustase la idea, si no porque tenía una sed de ella insaciable que no lograba calmar desde aquel día en su cuarto que le descubrió todo un mundo nuevo al que se había vuelto descontroladamente adicto. Y así sucedía, que en la menor oportunidad de verse solos ya la estaba buscando de forma muy directa e insinuante. Casi hasta el punto de volverse enfermizo. -Umm, tengo ganas de comerte enterita..- para darla un pequeño aliciente mordisqueó su labio inferior y lo relamió como si fuese el propio tras besarla intensivamente y agarrar su parte trasera como si no hubiese un mañana. Sofocado y acalorado se despegó poco a poco mucho a su pesar para sumergirse un poco en el agua que ahora le sabía refrescante y así nadar hasta las rocas que le había indicado su novia. Al llegar se impulsó con la fuerza de sus manos y se sentó en una roca de nivel intermedio de tal forma que los pies los tuviese apoyados en las rocas bajas que quedaban sumergidas en agua cada vez que una ola iba a morir allí.

-¿Aquí está bien?.- preguntó mirando hacia ella, extendiendo los brazos para ayudarla a subir aunque sabía a la perfección que no necesitaba ninguna ayuda porque seguramente ya tendría bastante soltura y experiencia haciéndolo por su naturaleza como sirena.




BUENOS DÍAS PRINCESA:
MI MALDICIÓN:

avatar
Ian L. Scottfield

Ángel Oscuro
 Ángel Oscuro


Informe
Habilidades: Amnepatía, clarividencia táctil, concesión de poder, control de las sombras, daño infringido, empatía, encandilamiento, estallido psiónico, necroquinesis, orbitación, percepción de poder, super agilidad, telepatía, tercer ojo, visión compartida, volar.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Burbuja respiratoria, Caldero, 2 Chivatoscopios. Diario mágico. Juegos Mágicos. Pendientes lectores, Péndulo Mágico, Talismán, Zapatillas alaldas.
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Diane Seammus el Vie Mayo 03, 2013 2:30 pm

Me quedé viéndole con una sonrisa amplia mientras que él aseguraba le daría al collar, que hábilmente elaboré con algas y conchas de mar, su lugar apropiado en su habitación, aunque realmente no sentía yo que el collar fuese un algo extraordinario, había hecho varios similares para mi mis amigas sirenas, aunque el primero para alguien que no era una sirena o tritón (en todo caso), pero adoraba el hecho de que él lo apreciara, quizás mas adelante podía hacerle el complemento aunque más bonito y sin tanta prisa...ah ¡Seguro que se vería hermoso en su cuarto! aunque ahora que lo pensaba jamás había visto bien la foto que tenía en la cabecera de su cuarto, a la próxima le pediría que me la mostrara sino había problema ¿Sería una de la vez que me pidió que fuéramos novios en aquella cabaña? uhm... ¡a saber! - bueno....no dudo de que conserves lo que te obsequie, es solo que bueno creo que puedo hacerte uno mejor y más bonito para que lo conserves, no se cuanto tiempo pasará antes de que se seque la alga- solté el aliento pesadamente llevando una de mis manos al collar qu ele había elaborado, tentando un extremo con el pulgar y el índice, como si estuviera comprobando su textura, ése no era la mejor clase de alga...pero tampoco era tan corriente.

Tras observar unos instantes las algas alcé la vista de nuevo hacía mi adorado Ian, quien me recibió con caluroso beso que por supuesto no pude evitar corresponder con bastante gusto. Mientras nuestros labios se encontraban en una cruzada de besos emotivos, dulces, intensos y exigentes, mis manos se encargaban de acariciar tanto su cuello como su pecho desnudo e incluso parte de su abdomen cuando mi mano se atrevía a descender más, debía admitir que en éste punto, mientras cada vez me perdía más en la cercanía de nuestros cuerpos y el contacto de nuestros labios, me sentía tentada a descender mi mano aun mas allá de su abdomen. Luego de que el beso cesara le quedé observando extrañada aunque sin objetar, sintiendo como sus manos me retenían con mayor fuerza contra él, y en lugar de molestarme me encantaba, me gustaba la sensación de que me obligara a estar pegada a él, aunque por propia voluntad bien que lo hacía - amor....puedes tenerme todo el tiempo que quieras, un poquito...un rato...toda la noche...toda una vida - - mencioné perdida en sus ojos claros que tanto me encantaba admirar - y yo tengo ganas de dejarme devorar por ti - alcancé a susurrar antes de que sus labios atraparan el mio inferior, tentándome nuevamente, si había logrado controlar un poco mis ansias de él desde el momento en que entré en mi elemento, ahora lo estaba perdiendo, ¡Mares del mundo! mi novio era un pedazo de hombre seductor, atractivo, inteligente y que me volvía loca a su merced.

Quedé aturdida luego de que sus labios se alejaran de los míos, tardé unos instantes en volver a la realidad, una realidad repentinamente cruel donde mi cuerpo estaba necesitando de él, nuevamente, aunque de una forma extraña, pues no sentía aquella peculiar sensación en mi intimidad aunque algo similar si en la parte superior delantera de mi cola...pero ¿como era eso posible? Parpadeé viéndolo sumergirse en el agua, le quedé mirando unos segundos a la vez que tomaba aire profundamente, al parecer ambos estábamos jugando a ver quien provocaba más al otro. Me sumergí entonces en el mar y alcancé sin problemas a Ian, pero una vez estuve justamente debajo de él, aunque claro con una separación considerable para que no me diera una patada y yo un aletazo, disminuí la velocidad con la que nadaba acoplándome a la de él, e incluso me giré de tal forma que pudiera ver su cuerpo mientras nadaba, era bastante curioso ver nadar a mi novio, observaba cuidadosa cada uno de sus movimientos desde donde estaba ¡era tan maravilloso verlo nadar a la vez que yo lo hacía a mi forma" yo sentía ahí un algo especial, además así podía cuidarlo mejor, no había nada cerca según mis instintos pero por cualquier cosa, me sentaba bastante bien tener la oportunidad de protegerlo en el agua.

Cuando me percaté que la roca se encontraba próxima giré con habilidad para quedar a su costado. Esperé a que él subiera primero a la roca - Perfecto amor, es una roca muy coqueta ¿no te parece? aunque él hombre que yace encima si que la opaca sonreí coqueta alzándole la cejas insinuante. Apoyé una mano sobre la roca con firmeza tomando uno de sus brazos que me profecía como apoyo extra - Gracias amor - susurré con voz profunda y femenina una vez que estuve sentada a su lado, al igual aproveché para darle un tierno beso en su mejilla. Recargué mi cabeza con delicadeza sobre su hombro mirando hacia mi bello ángel y luego hacia nuestras cosas que no estaban a más de diez pasos de donde estábamos nosotros, mi celular no estaba lejos, podía ir por él, aunque recordando la vez de mi clase sabía que él no me dejaría ir, no le gustaba verme llegar por mis medios a las cosas o lugares cuando tenía a mi amiga la aleta de sirena. Mientras veía a aquél lugar mi cola, que alcanzaba a tocar el mar, se agitaba ligeramente haciendo sonar un curioso ruido parecido a "splash". De pronto se me ocurrió que podía hacer, pero en el mismo momento en que se me ocurrió recordé que no le había dicho algo a mi novio, algo que debí decirle desde hace unos días pero que por distracción no le había mencionado, no porque no quisiera decirle, aunque igual no sabía como hacerle saber ésto, digo no era como la vez que descubrí lo de la premonición y le conté a Sam en plan amigas - ¡Caracolas! - expresé en voz alta inconsciente, luego entorné los ojos al escuchar mi propia voz. Alcé mi cabeza de su hombro y le miré a los ojos para luego sonreirle y ahora ¿cómo decirle? Tomé una de sus manos y la coloqué sobre el regazo de mi cola a la vez que le acariciaba con mis manos - mi vida hay algo que quiero mostrarte...uhm es algo que aprendí a hacer, pero no te lo había mencionado antes porque la verdad se me iba, no era intencional no mencionártelo...pero es que estando contigo es como si mi cabeza volara muy lejos....además me ha costado mucho poder medio manejarlo, luego me vuelve loca...pero bueno...mira... - no entendía porqué pero mi corazón latía acelerado, a lo mejor porque buscaba su aprobación, yo admiraba en éste sentido mucho a Ian, como el talentoso ángel oscuro que era, las veces que le había visto utilizar sus dones se había mostrado formidable en el uso de ellos. Centré mi vista en el mantel, en especial al sitio junto a la ropa donde había dejado mi celular, entonces hice que se elevara unos centímetros, para luego acercarse hasta donde nosotros, algo tambaleante aunque afortunadamente no cayó, lo tomé con la mano y se lo mostré a mi novio muy sonrojada - bueno...creo que ya podemos tomar la foto- fue lo único que pude decir.



avatar
Diane Seammus
Sirena

Sirena


Informe
Habilidades: Arca de Noé, control mental, extrasentidos, grito sónico, ilusionismo, premonición, semi-metamorfismo, respiración de vacío en el agua, supervelocidad en el agua.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Cruz de ónice. Pluma mental. Rubí mediano. Zafiro pequeño
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Ian L. Scottfield el Sáb Mayo 04, 2013 12:36 pm

Ligeramente con una pequeña caricia tocó el obsequio que había recibido por parte de su novia con el miedo íntegro en su gesto por si se rompía o le pasaba algo, quería conservarlo todo el tiempo que le fuese posible y por ello no lo iba a usar todos los días. Las algas eran un elemento que con el tiempo se descomponían y tarde o temprano el collar se desvanecería pero cuanto pudiese retrasar aquel suceso mucho mejor, por ello lo pondría en su pequeño altar situado en el techo, justo encima de su cama.

-Si no fuese de un material tan blando lo llevaría puesto siempre pero como no quiero que se me pierda ni se me rompa lo dejaré allí colgado encima de mi cama para acordarme siempre de este día, de este momento.-

Tras subirla en la roca se echó levemente hacia atrás permitiendo a su espalda descargarse de todo tipo de tensiones haciendo que las vértebras le crujiesen en un estruendoso chasquido. Tras una rápida ojeada en dirección a la playa y comprobar que no había nadie por allí en los alrededores merodeando, miró a su novia deparando la mirada en sus pechos descubiertos por donde descendían en silencio y de forma atractiva varias gotas saladas que al pasar por sus pezones no hacían otra cosa más que incrementar su calentura. Le estaba provocando, claramente aquello era una forma tan desconsiderada de tentarle que por mucho que lo intentase no lograba retener ni la mitad de sus instintos. Así pasó que se inclinó hacia su novia totalmente decidido acariciando con una mano su vientre mientras con la boca comenzaba a recoger aquellas gotas marinas mediante intensos besos sobre la piel de justo arriba de sus pechos con intención de ir descendiendo poco a poco.

Su grito le saca de su burbuja abriendo los ojos de par en par y haciendo que se separe de inmediato para mirarla, un tanto atónito y asustado por si había hecho algo que no debiera. -¿Qué pasa amor?.- preguntó tratando de estarse quieto pero el tenerla al lado semidesnuda por no decir desnuda entera porque la cola no era más que parte de su cuerpo le incitaba a seguir y llevar todo aquello a algo más, por eso volvió a bajar su boca aunque esta vez fue su lengua la que se deslizó por su cuerpo y no sus labios acompañados de ésta. Su novia comenzó a contarle que había algo que no le había contado pero ni si quiera se detuvo para mirarla, podía escucharla aunque no pusiese la suficiente atención y es que si la estaba besando no podía escucharla con total claridad; definitivamente no podía hacer dos cosas al mismo tiempo, no de forma que pusiese el mismo esmero.

Resopló un poco resignado cuando le dijo que mirase, no quería despegar su boca de ella ahora que estaba llegando peligrosamente a la copa de su pecho pero por narices tuvo que alzar la cabeza y ser partícipe, incrédulo, de lo que sus ojos veían. El móvil de la sirena estaba levitando, dando algún que otro tumbo, pero se conducía hacia ellos y no había ningún fantasma empujándolo. Giró la cabeza hacia su chica con la boca algo entre abierta y volvió a mirar rápidamente al móvil. No... aquello si que no se lo esperaba en absoluto. No es que hubiese tomado a su novia por tonta, inservible u otra cosa, solo que no creía capaz a una sirena de llegar al extremo de contener un poder tan poderoso como aquello aunque... quizás estaba sacando conclusiones erróneas y simplemente era un poder de levitación... Ya la sospecha comenzaba a quebrar su confianza. Sin más utilizó su percepción de poder para llegar a aquel inmenso poder mental que su novia tenía aún en desarrollo y él había pasado desde siempre inadvertido, tuvo ganas de golpearse por no haber estado más atento. Aquello significaba dos cosas: que su chica ahora podría defenderse de cualquier cosa sin problemas por lo que era difícil que estuviera en problemas, y que ya no le iba a necesitar a él más... Tragó saliva, disgustado con aquello. Era egoísta, lo admitía, pero su mentalidad y orgullo masculino ahora mismo estaba bien tocado. Él necesitaba sentirse el fuerte, útil para su novia, y si su novia ahora era más fuerte que él quedaba reducido a nada.. un cero a la izquierda... ¿Qué papel tendría él a partir de ahora?.

Suspiró confuso, herido y apagado. Era el cumpleaños de su novia, había preparado todo con mucho cariño y no quería echarlo todo a la ruina... pero estaba muy tocado con aquello, se había venido abajo. ¿Qué dirían los demás cuando se enterasen de que ahora quién llevaba los pantalones era ella y no él?. -¿Desde cuando...?- tragó saliva, aquello se le había atragantado como el peor de los bocados tomados. La saliva le sabía amarga, a pura bilis. -¿Desde cuando sabes... Desde cuando lo has desarrollado..?- no atinaba ni si quiera a hacerla la pregunta, tenía el corazón latente como si un peligro de los malos les acechase a ambos.

Necesitaba tiempo para asimilar la noticia pero no podía arruinar el día, debía aguantar y ser astuto, no dejar que Diane sospechase del tema aunque a simple vista se le viese que había cambiado radicalmente de estar tan meloso y cariñoso tratando de llegar a algo más con ella a estar ahora perdido, desilusionado y con cierto miedo. Bloqueó de inmediato su mente por si a ella se le ocurría espiarle, desconfiado.




BUENOS DÍAS PRINCESA:
MI MALDICIÓN:

avatar
Ian L. Scottfield

Ángel Oscuro
 Ángel Oscuro


Informe
Habilidades: Amnepatía, clarividencia táctil, concesión de poder, control de las sombras, daño infringido, empatía, encandilamiento, estallido psiónico, necroquinesis, orbitación, percepción de poder, super agilidad, telepatía, tercer ojo, visión compartida, volar.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Burbuja respiratoria, Caldero, 2 Chivatoscopios. Diario mágico. Juegos Mágicos. Pendientes lectores, Péndulo Mágico, Talismán, Zapatillas alaldas.
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Diane Seammus el Sáb Mayo 04, 2013 5:00 pm

Estaba yo tan preocupada sobre lo de mostrarle a Ian mi nuevo don que no me percaté de los mimos que me concedía sobre mis pechos, no así mi piel, que parecía estar atenta a cada roce que me brindaba, pues ésta se encontraba chinita cuando él se separó de mi cuerpo para ver lo que le deseaba mostrar. Justo en ese momento, en el que separó sus labios que tenían un destino bastante definido, y que me hubiera encantado continuara, me percaté de que hubiera despejado mejor mi mente y centrado mi cabeza sólo en él, como estaba planeado aunque igual tenía que decirle alguna vez sobre la habilidad que había adquirido no tan recientemente, mejor ahora ¡cuanto antes mejor! pues si callaba demasiado podía malinterpretarse como si yo le estuviera ocultando algo y eso era lo ultimo que quería, aunque ¿qué había de malo en la telequinesis, telepatía y otras cositas que quizás aun desconocía?

En principio me quedé jugando con el celular en mi mano nerviosa, sin atreverme a verle, algo me daba bastante pena en todo esto, e insistía en que quizás estaba relacionado con el hecho de que siempre veía a Ian como un ente de autocontrol ante sus dones ¿alguna vez lo había visto ceder a la circunstancia? que yo recordara no, tenía mucha habilidad ¡claro! y bastante desarrollados sus dones, pero no sólo eso, sino que su mente estaba entrenada para enfrentarse a las circunstancia, sólo tenía que recordar el acontecimiento con Audscias. Ahora yo le mostraba ésto siendo incapaz de controlarlo del todo, pero hacía el intento, quería que se sintiera un poco orgulloso y que viera que yo también podía llegar a cuidarlo en alguna mala circunstancia, que de verdad esperaba no llegara. Pero al notar que mi ángel no decía palabra alguna alcé la vista para verle al fin al rostro, comprobando entonces que no había sido tan bueno mostrarle lo del celular, al menos no ahora, pues todos aquellos gestos y miradas de dulce cariño que había recibido de su parte hacia unos momentos y desde que lo había visto en la playa se habían desvanecido, ahora adivinaba en su mirada confusión y quizás molestia, a la vez que escuchaba como los latidos de su corazón se aceleraban ¡calamares gigantes! ¿qué había hecho mal?

Bajé la vista nerviosa, quedándome con la impresión de su desconfianza, pensando en qué era lo malo de todo ésto. Logré hacerme alguna idea al escuchar sus preguntas, formuladas con voz temblorosa como si fuese algo malo ¿Mi habilidad era mala? Estaba segura que en ese instante, de no tener la aleta, ya me estaría encogiendo de piernas y abrazándolas de forma protectora, como buscando confianza y refugio a mi vergüenza. - yo....yo lo siento mucho- comencé a decir moviendo mi cola sobre el mar bastante rápido, reflejo de mi nerviosismo. Me quedé callada unos instantes comprendiendo que Ian estaba en todo su derecho de estar molesto por no habérselo dicho antes es decir ¿qué clase de chica era yo que no le contaba a su novio lo que pasaba por su vida? en su lugar quizás igual me hubiera molestado, a saber, pero las cosas no ocurrían en sentido opuesto, sino de ésta forma, yo le había ocultado algo a mi novio, ¡a mi ángel guerrero! - de verdad créeme mi intención era mencionártelo desde el primer día que me enteré de que se trataba.... - mi voz sonaba algo nerviosa, pero me armé de valor para alzar el rostro y verle a la cara, a aquellos ojos que tanto me encantaba observar pero que ahora reflejaban emociones que no lograba interpretar del todo - Creo que lo empecé a desarrollar por ahí de...nuestra primera vez...pero lo sé desde hace unas dos semanas - ok quizás tres o más pero ¿quien llevaba la cuenta de cosas así cuando perdía la noción del tiempo estando con él? - antes pensaba que era un fantasma, bromitas de otros...o no se, quizás no lo notaba hasta que de nuevo fui con la profesora Shadow - quien por suerte ahora no había salido con sus bromitas de pócimas extravagantes - en ese entonces no te mencioné nada porque como dije, no le dí la importancia que quizás tuve que haberle dado, pero cuando me enteré pues simplemente se me borraba, cuando estoy contigo....bueno todas mis prioridades giran alrededor de ti y se me pasaba mencionarlo, de verdad discúlpame por no habértelo dicho, no trataba de ocultarte nada - le miraba con mucha dulzura a la vez de arrepentimiento, él era la única persona o de las pocas con las que podía mostrarme arrepentida con sinceridad.

Acerqué mi mano a una de las suyas, acogiéndola entre mis manos, pues el celular lo había dejado sobre la roca a un costado mio, aunque realmente me daba lo mismo el destino de mi celular, lo que me importaba ahora era arreglar las cosas con Ian. Su mano la continué acariciando y luego la elevé hasta la altura de mis labios para darle un beso en los nudillos - Te quiero mi vida, yo te necesito mucho, creo que cada vez más y en más de un sentido- murmuré con solemnidad y cariño, esperando al menos que su molestia por no decirle las cosas disminuyera un poco, pues por ahora no sabía que más decir, sólo expresarle verbalmente unos de las tantas emociones que me provocaba y así darle a entender, quizás, que mi silencio no fue motivado por mala voluntad de mi parte hacia él.
avatar
Diane Seammus
Sirena

Sirena


Informe
Habilidades: Arca de Noé, control mental, extrasentidos, grito sónico, ilusionismo, premonición, semi-metamorfismo, respiración de vacío en el agua, supervelocidad en el agua.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Cruz de ónice. Pluma mental. Rubí mediano. Zafiro pequeño
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Ian L. Scottfield el Dom Mayo 05, 2013 4:15 am

La mandíbula se le tensó y tuvo que acudir a cerrar los ojos para tratar de no abrir la boca y decir algo de lo que después se arrepentiría con total seguridad porque cuando se encontraba con situaciones semejantes a esta solía perderle la boca por mucho uso de razón que tuviese pero como persona le costaba razonar cuando estaba muy caliente y no precisamente del tipo de calentura que estaba trayendo toda la tarde hasta hacía escasos segundos o minutos. Suspiró ¿qué podía hacer? No tenía ningún derecho a imponer cuántos poderes o un límite a los demás cuando él sólo pensaba en hacerse lo más fuerte y poderoso posible pero...con todo esto.. ahora él ya no era útil para ella. Si ya de por sí desde el primer momento había una diferencia abismal entre ella y él, ahora la brecha se había convertido en toda una enorme frontera que dudaba poder franquear. Obviamente, estaba con ella porque la amaba por encima de todas las cosas, si hubiese tenido algún interés personal oculto ya la habría dejado al instante de lograrlo. Pero no era así, la amaba y no pensaba dejarla porque ahora ella fuese mucho más fuerte que él y le hubiese superado en lo único que él podría haber destacado. Tendría que resignarse y aprender a convivir con el hecho de que ya no sería válido para nada más que complacerla en el sexo. No tenía dinero para cubrirla de regalos y tenerla consentida, no lograba congeniar con nadie por lo que tampoco podía llenarla de gloria en la cúspide de la popularidad, ahora le denegaba el deber y sentido de protección... No le quedaba nada...

-¿Por qué lo vas a sentir?.- dijo mirándola con el semblante serio, reprimiendo sus impulsos para no perder el control de la situación y acabar mal la velada a medio hacer. -Tú tienes tus poderes como yo tengo los míos, y no debes arrepentirte de hacerte más fuerte que nadie.- dijo firmemente sin agregar más de lo necesario, así era su pensamiento y aunque ahora se sabía inútil por completo también se alegraba por ella. -Enhorabuena, ahora podrás enfrentarte tú solita a cualquier peligro.. incluso a Audscias.- sonrió a medias tintas tratando de mostrarse lo más emotivo posible pero la idea de no serla ya de ninguna utilidad y no cumplir su función como hombre en una pareja proporcionando seguridad no dejaba de rondarle por la cabeza y hacerle infeliz. Despacio y sin mucha decisión la dio un beso en la mejilla y tomó el móvil de ella con una mano. -Anda, haz la foto que quiero nadar un poco antes de irnos.-




BUENOS DÍAS PRINCESA:
MI MALDICIÓN:

avatar
Ian L. Scottfield

Ángel Oscuro
 Ángel Oscuro


Informe
Habilidades: Amnepatía, clarividencia táctil, concesión de poder, control de las sombras, daño infringido, empatía, encandilamiento, estallido psiónico, necroquinesis, orbitación, percepción de poder, super agilidad, telepatía, tercer ojo, visión compartida, volar.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Burbuja respiratoria, Caldero, 2 Chivatoscopios. Diario mágico. Juegos Mágicos. Pendientes lectores, Péndulo Mágico, Talismán, Zapatillas alaldas.
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Diane Seammus el Dom Mayo 05, 2013 4:17 pm

No podía despegar ahora mi vista de su rostro ¿Cómo hacerlo cuando por su cara pasaban un sin fin de expresiones y gestos? podía decir que había toda una película reflejada en su rostro, que no ayudaba más para animar mis ansias por saber lo que pensaba, pero ¡claro! mejor borraba esa idea pronto de mi cabeza que a este punto, donde no llevaba mucho con este don y además no lo ejercitaba lo suficiente, pensar en querer saber que pensaba alguien terminaba en el acto de leer la mente ¡yo no quería irrumpir en su privacidad! claro que por supuesto moría por saber porqué tantas emociones reflejadas, pero prefería morir en duda que hacer algo que luego podría traducirse como desconfianza, justo ahora no quería echar leña al fuego.

- Lo siento porque...porque no te lo dije antes, se que las relaciones deben basarse en la confianza mutua y la plena comunicación- respondí a su pregunta sin desviar la vista de sus ojos, a pesar de lo que me costaba, pues pocas veces le veía con el semblante y la mirada tan seria, y cuando le veía así suscitaban las ocasiones donde lograba sentirme abrumada ante su presencia, pero tenía que mantenerme firme y lograr que toda esta situación se aclarara por completo. Después de lo dicho de mi parte guardé silencio para escuchar lo que decía, pero conforme más iba escuchando más iba agarrando una idea de su verdadera molestia, algo que me iba pareciendo totalmente ridículo ¿él pensaba que yo me estaba volviendo más fuerte que él? ¿más independiente de él? Poseidón, Dios del mar yo creo que me ocurría todo lo contrario, me estaba volviendo un peligro para mi propia persona.

Tomé el celular cuando lo cogió y ofreció en un gesto para que tomara la foto, pero no lo hice, simplemente lo tomé y apreté ligeramente con mis manos, con la fuerza necesaria para sostenerlo y no dejarlo caer - no mi vida espera... - lo mejor era aclarar lo que creía él estaba mal pensando sobre la situación. Por otro lado no sabía bien que decir para no animar demasiado los ánimos del ambiente que nos rodeaba - yo ...solo quiero decir que no porque sepa hacer todo esto, o medio sepa hacer, significa que sea capaz de enfrentarme yo sola contra Audscias o contra cualquier sujeto o ante cualquier circunstacia, volviendo a lo de Aducias... ¡Ni de loca lo hago! y mucho menos creo salir victoriosa contra él así como si nada. Todo esto me esta volviendo un poco loca, me cuesta bastante y en ocasiones me dan dolores de cabeza, es algo que siento que se va de mis manos y que incluso es un peligro contra mi persona - suspiré pesadamente negando lentamente - creo que ahora es cuando de hecho me atrevo a solicitar de tu ayuda y mas protección amor, yo no se como conducirme en esto sola... - me mordí el labio inferior un poco, quizás estaba loca por atreverme a decirle algo semejante pero ¿qué hacer? también tenia que admitir ese lado, no solo necesitaba su orientación, pues bien sabía que algunas de sus habilidades eran semejantes a las recientemente adquiridas por mi , sino su apoyo, su cercanía aquello me mantenía como calmada - además no siento que me esté volviendo más fuerte que alguien en especial, quizás si sobre algunas de mi propia raza pero son con las únicos seres con las que me atrevo a compararme en éste sentido - claro otra cosa era la actitud que ya tomaba ante los zombies y demás desperdicios de la escala social -pero solo quiero recalcar algo amor, por si las estrellas marinas, no me siento por ésto mas fuerte o talentosa que tu ¡todo lo que tu sabes hacer es natural! y no solo eso ¡lo has desarrollado de una forma estupenda! al menos por lo poco que he visto y se que no he tenido el privilegio de ver todo - me encogí de hombros y alcé una mano hasta su rostro para acariciarle la mejilla - y si puede que yo entrene, practique y demás para tener mayor control pero ¿acaso llegaré al nivel de los naturales o el tuyo? incluso me asusta que aquello ocurra ¡ah! pero eso si mi vida...yo seguiré siendo mucho mejor gritando- agregué como tratando de aligerar el ambiente, incluso me atreví a dedicarle una sonrisa - soy sincera en lo que te digo amor, no solo por la perspectiva de las cosas, sino así me lo aclararon los profesores, el desarrollo de esto no es muy elevado, claro que ahora no moriré en 3 segundos...quizás en 10 segundos...pero si estas a mi lado, como siempre lo has estado, cuidándome y protegiéndome mi ángel guerrero.. quizás no muera y siga viva - le miré unos instantes, con mucha dulzura y cariño, entonces me acerqué y besé su barbilla y luego su mejilla, no me atreví a sus adorados labios por desconocer su humor.
avatar
Diane Seammus
Sirena

Sirena


Informe
Habilidades: Arca de Noé, control mental, extrasentidos, grito sónico, ilusionismo, premonición, semi-metamorfismo, respiración de vacío en el agua, supervelocidad en el agua.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Cruz de ónice. Pluma mental. Rubí mediano. Zafiro pequeño
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Ian L. Scottfield el Lun Mayo 06, 2013 6:58 am

No creía capaz a su novia de tomarle el pelo en algún aspecto pero tampoco podía creerse la patraña de que ahora necesitase más protección cuando estaba bien claro que el poder de Ian se había quedado por los suelos respecto a los suyos. Cualquier minucia que pudiese hacer él jamás lograría llegar ni a la punta de sus tacones. -Lo único que puedo hacer es intentar ayudarte a desarrollar tus poderes hasta el máximo... pero dudo mucho que mi papel de protección tenga continuidad o tan si quiera validez alguna..- respondió suspirando después para bajar la mirada a sus pies que se movían en el agua de forma lenta creando pequeñas crecientes ondas sobre la superficie. Bajó los brazos dejándolos reposados sobre sus muslos con las manos jugando entre sí nerviosas, serio y pensativo se tomó un par de minutos de silencio aunque necesitaba más que eso para sopesar las cartas y tomar una sabia decisión que no fuese ni desmesurada, ni tardía, ni precipitada.

Un segundo suspiro aún más perceptible y sonoro que el anterior rompió su silencio momentáneamente porque el ángel oscuro seguía sin reaccionar, aturdido por la noticia, desmoralizado ante la estúpida idea de no tener el control y hundido por el pensamiento de jamás poder estar a la altura de su novia. Se sentía tan minúsculo a su lado, tan pequeño, insignificante y impotente... -En fin... lo importante es que me lo has dicho. Me hubiese dolido bastante que me lo hubieras ocultado y lo hubiese descubierto yo por casualidad.- suspiró, ya era la tercer vez que lo hacía en apenas 10 minutos de transcurso. Cerró los ojos nada más sintió aquel beso en su barbilla y el cosquilleo incesante de los labios de ella desplazándose hasta la mejilla. Tragó saliva con los pelos de punta tentado por su cercanía, su roce y su olor. La boca se le hizo agua en seguida y su corazón volvió a latir palpitando con fuerza. No quería seguir hablando más de poderes, habilidades y doner. Aquel tema era excepcionalmente delicado para él y siempre solía acabar mal con quién debatiese sobre ello y como ese final no era precisamente el que buscaba con su novia decidió morderse la lengua y callar sus pesares para sí mismo.

Posó la mano izquierda sobre el filo saliente de una roca, giró levemente la muñeca e inclinó el cuerpo hacia la sirena agachando el tronco hasta posar sus labios sobre la parte superior del abdomen donde con los dientes se hizo dueño de una porción justa de carne y prosiguió hacia abajo besando todo el vientre intensamente llegando hasta la línea de escamas que trazaba el límite entre la parte humana y la parte de pez. No sabía demasiado sobre la raza de su novia y por ello al no ver nada a simple vista que le informase de que tenía sexo pensó que aquello significaba que las sirenas eran asexados, es decir, que no tenían sexo lo que le llevó a seguir besando por encima de las escamas provando el sabor salado del mar sobre el cuerpo de ella.




BUENOS DÍAS PRINCESA:
MI MALDICIÓN:

avatar
Ian L. Scottfield

Ángel Oscuro
 Ángel Oscuro


Informe
Habilidades: Amnepatía, clarividencia táctil, concesión de poder, control de las sombras, daño infringido, empatía, encandilamiento, estallido psiónico, necroquinesis, orbitación, percepción de poder, super agilidad, telepatía, tercer ojo, visión compartida, volar.
Objetos, Ingredientes y Pociones: Burbuja respiratoria, Caldero, 2 Chivatoscopios. Diario mágico. Juegos Mágicos. Pendientes lectores, Péndulo Mágico, Talismán, Zapatillas alaldas.
Trofeos:

Volver arriba Ir abajo

Re: Feliz Cumpleaños 1ª parte {Diane}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.